Selva Camacho, una de las cuatro personas detenidas por presunta corrupción al interior de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), fue trasladada a celdas judiciales de la ciudad de El Alto. Solo se permite que familiares directos y su abogado la puedan ver. 

"Es cierto, está incomunicada y no se puede entrar. De hecho, a mucha insistencia he podido ingresar yo, pero no, a nadie que no tenga una relación directa con ella, tampoco a la prensa. Es un intento de acallarla", sostuvo en contacto con EL DEBER el abogado Ramiro Vega.  
El jurista explicó que la Defensoría de la Niñez intentó quitarle a la presunta implicada su bebé de tres meses, pero ante la presencia del padre, se logró que la tutela quede en la familia y que se autorice lapsos de tiempo para que pueda amamantar. 

Se prevé que la audiencia de medidas cautelares para Selva y los otros dos detenidos en este caso se lleve adelante este lunes a las diez de la mañana, en El Alto, luego de que ayer el juez sexto de instrucción penal, Fernando Rivadeneira, rechazó la solicitud de libertad de la defensa.

El Defensor se pronuncia
?

El Defensor del Pueblo, Rolando Villena, se pronunció al respecto
y deploró la actitud de las justicia en este caso. "No es posible que haya personas detenidas más de 50 horas sin imputación. Se tiene que garantizar sus derechos y también el debido proceso", dijo.