Escucha esta nota aquí

El futbolista argentino Marcos Ovejero, que radica en nuestro país desde hace nueve años, reconoció sentirse tranquilo porque todos sus familiares se encuentran bien de salud, pese a la pandemia de coronavirus, tanto en Argentina como en nuestro país.

“Donde vive mi familia no hay ni un caso de coronavirus. Todas las mañanas, muy temprano, le hago videollamada a mi mamá y estamos siempre en contacto”, dijo contento el delantero de Always Ready.

Sus seres queridos viven en Aguilares, una ciudad ubicada al sur de la provincia de Tucumán, donde aún no se ha registrado ningún caso de coronavirus, lo que da tranquilidad al futbolista.

Ovejero, de 33 años, vive en la zona sur de La Paz junto a su esposa, la cruceña Carla Robles, y su hijo Marcos Héctor, de 3 años. Como pasa con todos los futbolistas reconoce que aprovecha el tiempo al máximo para disfrutarlo en casa.

Lo que más hago es distraer a mi hijo con sus juguetes, también jugamos con la pelota y algo de Play Station. Hay que aprovechar para disfrutar el tiempo en casa, ya que cuando hay campeonato normalmente estamos viajando y concentrado”, manifestó.

También contó que siempre dispuesto a hacer las cosas del hogar: “Sé hacer de todo. He vivido muchos años solo así que se lavar ropa, cocinar, limpiar la casa y acomodar, lo único que no me sale muy bien es planchar”.

La parte profesional no la descuida para nada tanto en la alimentación como en lo físico, pues trabaja todas las tardes junto con el resto de sus compañeros.

“Todos los días, a las 16:30, nos toca el entrenamiento con el cuerpo técnico a través de la videollamada de Zoom y ahí hacemos el trabajo por una hora y media o dos. NO es lo mismo que entrenar en la cancha o en el gimnasio, pero ayuda para no perder estado físico”, enfatizó.