Opinión

Feminización del narcomenudeo

Hace 3/28/2019 8:00:00 AM

Las mujeres pobres y más vulnerables serían “los eslabones más débiles de la cadena del narcotráfico”. Bajo ese título, así lo demuestra la investigación transandina publicada por el EL DEBER (26/11/2018) en alianza con los diarios El Mercurio y la Estrella de Iquique, de Chile. Los testimonios de vida y la información proporcionada llevan a la conclusión de que las mujeres son un eslabón débil, pero ante todo ‘carne de cañón’ de esta actividad delincuencial ¡Hasta el ministro de gobierno de Bolivia, Carlos Romero habría reconocido que la “feminización de la pobreza está produciendo la feminización del narco”!

Los datos alarman e indignan. De los 325 casos de mujeres detenidas y condenadas en cárceles del norte chileno, por microtráfico de cocaína en el norte chileno la mitad de esas son originarias de Cochabamba e indígenas. En el penal de Alto Hospicio, en el norte chileno, “hay más mujeres presas bolivianas que chilenas”. Ellas son reclutadas para transportar droga de Bolivia al mercado consumidor de Chile, donde el valor de la mercancía se multiplica por siete. Casi a diario alguna mujer es capturada. Las ‘mulas’ y ‘tragonas’ son madres solteras, endeudadas o abandonadas por padres irresponsables y son el único sustento de sus familias. Hay excepciones, es el caso del clan Terán que involucró a las hermanas de una fundadora del MAS, sorprendidas infraganti con 147 kilos de pasta base de cocaína. Una vez capturadas, ellas no estuvieron huérfanas de apoyo.

En esa zona fronteriza, prevalecería la ley del embudo. El microtráfico se combate con más eficacia. Ello no ocurre cuando se trata de grandes mafias, lo cual no extraña. Desde la expulsión de la DEA de Bolivia y el tensionamiento de relaciones provocado por la judicialización de la demanda marítima ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya, se aflojó la cooperación bilateral y regional de los organismos de lucha e investigación de redes de narcotráfico que involucran a peces gordos. Desde ese momento, con exitismo, el MAS embarcó al país en una estrategia jurídica experimental y unilateralmente definida que resultó fallida de origen. Se relajó el tratamiento de temas no marítimos, pero urgentes de la agenda bilateral.

En marzo, las problemáticas aquí tratadas se entrelazan. Día Internacional de la Mujer, Día del mar perdido, narcotráfico y legalización de cultivos excedentarios que los organismos internacionales observan con preocupación. Sucedió mientras Evo Morales exaltaba en Viena el éxito del innovador “modelo boliviano” de lucha contra el narcotráfico. Aprendamos la lección, no toda innovación es virtuosa ni el aventurerismo improvisado lleva a buen puerto. Mas allá de la parafernalia, la tensión con Chile persiste, nuestro aislamiento es creciente. Hay realidades que dan bronca y desalientan.