Escucha esta nota aquí

La dirigencia nacional del Movimiento Al Socialismo (MAS) reaccionó tajante ante el alejamiento "para siempre" de Wálter Chávez, su exjefe de campaña. Leonilda Zurita aseguró que el refugiado político nunca fue hombre de confianza del presidente Evo Morales. 

"Tiene derecho a declarar, tiene derecho a alejarse cuando no está de acuerdo y quizá no entendemos lo que dijo, pero él era un voluntario que nos ayudó hasta en la última campaña del presidente. No era de confianza de nuestro hermano Evo Morales, aparecía y se perdía", señaló la representante a EL DEBER. 

En un programa dominical, Chávez señaló que dentro del Gobierno "existe una política del show, de la tarima (...) Me duele ver que la comunicación del MAS está en manos de El Pocholo, es verdad, en manos de gente realmente negada para la comunicación política".

Su opinión generó molestia en una parte de la militancia del MAS, quiénes lo acusan de ser desleal y oportunista, mientras crecían las versiones sobre un fuerte desacuerdo con el vicepresidente Álvaro García Linera. 

Sin embargo, Zurita valoró el respaldo que Chávez le dio al primer mandatario en las tres campañas electorales que afrontó. "Era un compañero que venía, era voluntario para pintar, diseñar y hacer la propaganda. La última vez que hablé con él era para la campaña de diputados y senadores en octubre". 

Al respecto, el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, descartó que cualquier instancia del Gobierno hubiera analizado la salida del ciudadano peruano-boliviano del entorno de poder. 

"El tema no ha sido objeto de ningún tipo de debate en el Gobierno. Yo comparto a nivel personal varias críticas que tiene, pero esa decisión de alejarse no la comparto porque el revolucionario tiene que dar la lucha hasta el final", precisó en entrevista con EL DEBER.