Escucha esta nota aquí

Con el propósito de reducir los accidentes de tránsito a causa de conductores que mientras manejan hablan por teléfono celular el Concejo Municipal de la ciudad de Santa Cruz ha decidido que la multa será de medio salario mínimo nacional, es decir, unos 800 bolivianos.

El Gobierno nacional decretó en 2014 que salario mínimo en Bolivia es de 1.440 bolivianos y que esta gestión aumentará a  1.656 bolivianos. La mitad de este monto será lo que toda persona al volante deberá pagar como sanción en caso de incumplir la Ley de Prohibición de Uso de teléfonos Móviles celulares durante la conducción de vehículos, una vez reciba el visto bueno del ejecutivo municipal.

La encargada de dar esta noticia fue la presidenta del Concejo Municipal, Angélica Zapata, mediante un comunicado. Recordó que esta iniciativa ya fue planteada y proponía que la multa abarque a todo el salario mínimo; sin embargo, por observaciones del ejecutivo se redujo a la mitad.

La Dirección Municipal de Tráfico y Transportes, señala el documento, será la encargada de emitir una boleta de infracción y en un plazo de tres días el sancionado deberá pagar la multa en una cuenta bancaria autorizada.

En caso de no hacer efectiva la cancelación, vencido este plazo, la multa de medio salario mínimo nacional, será incorporada dentro del pago al impuesto a la propiedad del vehículo motorizado.