Escucha esta nota aquí

Hasta ahora Iver Valladares, de 55 años, no puede creer lo que le está pasando, pues nunca tuvo ninguna enfermedad grave y lo único que le molestaba eran las rodillas, marcas que le quedaron de las tantas batallas que tuvo en su época de futbolista, entre 1983 y 1995; y que incluyó el título que logró con Blooming en 1984 “Esto es sorpresivo para mí. En cinco meses pasé de jugar fútbol los fines de semana a estar esperando una cirugía del corazón”, afirma el extécnico de Real Santa Cruz, entre otros equipos, y de la selección cruceña.

La cirugía a corazón abierto, que debía realizarse el viernes pasado, fue postergada hasta nuevo aviso por varios motivos, entre ellos darle tiempo a Valladares y a su familia para reunir el dinero, pues es costosa. Las personas interesadas en ayudar pueden comunicarse con él a través del número 615-52075. “La verdad que nadie tiene todo ese dinero en el bolsillo, cuesta reunirlo”, dice el jugador, que desde hace 10 días comenzó a sentirse cansado de cualquier movimiento que realiza. “Me dijeron que mi corazón está trabajando entre un 10 a 15% de su capacidad. Al subir las gradas terminó sin aire y tampoco puedo caminar rápido”, relata.

Sus problemas de salud comenzaron a fines de febrero cuando visitó el médico por una tos aguda, y por ello le dieron un tratamiento. “En esa ocasión, se detectó también que algo pasaba como mi corazón. Luego fuimos a un cardiólogo, que me confirmó que debía operarme”, sostuvo Valladares, que está siendo medicado para mantenerse estable. “Soy consciente que la cirugía no tiene vuelta", agrega.

Valladares, que se formó en la Academia Tahuichi, tuvo de compañeros en el equipo campeón de Blooming de 1984, entre otros, a Rolando Coímbra, Milton Melgar, Juan Carlos Sánchez y Silvio Rojas. El DT de ese equipo fue el chileno Raúl Pino (+). “Fue histórico ese título, pues el primero de Blooming de los cinco que acumula en la División Profesional”, concluye