Escucha esta nota aquí

Mensaje de fraternidad, de interacción y de diálogo, aunque firme sobre negociar un acceso soberano al mar. Así se resume lo que el presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, dijo este domingo en el aeropuerto de Santiago, poco antes de embarcarse rumbo al país, tras participar el la posesión de Sebastián Piñera como presidente chileno.

"Hago un llamado para que no escuchemos las voces que quieren convertirnos en enemigos", fue una de las primeras frase que lanzó, agregando la necesidad de tener una relación más fuerte con Chile "para resolver las diferencias y tomar ventaja de las nuevas oportunidades". Discurso en la misma línea de lo dicho durante los actos por el 'Banderazo' el sábado.

Pero más allá del discurso, Morales se plantó firme cuando habló de "cerrar una herida histórica" aclarando que no fue algo que hubieran buscado ambos pueblos. "Chile ha reconocido la necesidad de encontrar una solución al enclaustramiento de Bolivia y nosotros le damos la más alta importancia de negociar la materialización del acceso soberano al mar".

En casi todo el acto de Piñera en Valparaíso, el nombre de Evo resonó en los diferentes medios, pendientes de lo que hacía, de las selfies que se tomaba con las diputadas o de si optaba por hablar en los puntos donde estaban los medios. Al final, cerca de las 12:30 (hb), citó a los periodistas al aeropuerto de Santiago, evitando ir al almuerzo que le ofreció Piñera en Cerro Castillo.

Justamente la oportunidad de iniciar -en una posible reunión bilateral con Piñera en el almuerzo- el afianzamiento de la relación de la que hablaba, fue cuestionada por los medio, pero Evo salió del paso diciendo que "tengo buena relación con él, hemos jugado futsal o fútbol, no sé quién ganó, pero no lo hago hoy porque debo cumplir compromisos ya pactados".

"Bolivia siempre intenta tener buenas relaciones con los presidentes del mundo. Entiendo la preocupación sobre algunos mensajes en redes sociales que pueden ser tergiversado. Si estoy equivocado, pido disculpas al pueblo chileno, nunca fue mi intención de ofenderlos, aunque desde acá, sobre todo algunos medios, he recibido ofensa. Algunos, aunque pocos chilenos, me han tratado diciéndome indio sin pluma. No me moleta, porque América es así, tan diversa", dijo.