Escucha esta nota aquí

Científicos de todo el mundo pidieron el jueves que se suspendan unos polémicos experimentos que buscan "alterar" embriones humanos, luego de que un equipo de expertos chinos publicara detalles sobre sus lentos, pero significativos, intentos de abrir esta nueva frontera en la ciencia.
El trabajo del equipo chino, que fue reportado el miércoles en la revista Nature News, apareció primero en una publicación científica poco conocida llamada Protein and Cell.

En esta, el investigador de función genética Junjiu Huang (de la Universidad Sun Yat-sen de Guangzhou) describe junto a sus colegas la forma como alteraron unos embriones obtenidos de una clínica de fertilidad.

Los embriones estaban ya calificados como inviables y no tenían posibilidad de dar nacimiento a una vida humana, porque tenían un juego extra de cromosomas tras haber sido fecundados por dos espermatozoides.

La técnica es inmadura
Los investigadores intentaron modificar el gen responsable de la beta-talasemia, un trastorno sanguíneo potencialmente fatal, usando una técnica de edición genética conocida como CRISPR/Cas9".

Los científicos chinos dijeron también que habían tenido "grandes dificultades" y que su trabajo muestra "la necesidad urgente de mejorar esta técnica. Inyectaron 86 embriones con una versión corregida del gen defectuoso y esperaron 48 horas. Sobrevivieron setenta y uno, de los cuales 54 fueron examinados.

Los investigadores hallaron que solo 28 "se empalmaron con éxito", y que apenas una fracción de ellos contenía el nuevo gen, señaló el reporte. “Si se quiere aplicar esta técnica a embriones normales, necesitará que la tasa de reemplazo genético sea del 100%", explica Huang, citado por la revista científica. "Es la razón por la que suspendimos el experimento, porque pensamos que esta técnica aún es muy inmadura", explica