Escucha esta nota aquí

El MAS acusó a Raúl García Linera, hermano del exvicepresidente Álvaro García Linera, de promover y fomentar las movilizaciones que generaron violencia en el país el jueves de la semana pasada porque forma parte de una corriente comunista radical que no comulga con el MAS.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, respondió que la declaración del jefe de bancada del partido de Evo Morales muestra solamente la doble cara con la que operan sus diputados y senadores, que solamente reciben y acatan órdenes del exmandatario refugiado en Buenos Aires Argentina.

El senador Efraín Chambi, en declaraciones a Radio Panamericana, se refirió a las movilizaciones que acompañaron la sesión del pasado jueves en la que el Senado aprobó y más tarde sancionó la norma que obliga al TSE a realizar las elecciones como máximo el domingo 2 de agosto. 

Esa misma noche se produjeron disturbios en El Alto, donde se atacó un bus que transportaba personal médico, y se produjeron bloqueos en Senkata (sur) y el camino a Laja (norte) para bloquear el tránsito de vehículos en rechazo a la ampliación de la cuarentena y exigiendo elecciones lo antes posible. 

En Yapacaní, un grupo de personas atacó la estación policial de la población cruceña y durante el ataque sustrajeron 27 motocicletas que fueron retenidas durante la cuarentena a infracciones de tránsito. Mientras, en ciudades del país se escucharon cacerolas y petardos con las mismas demandas.

“El Movimiento al Socialismo está conformado por los sectores sociales que no practicamos ningún tipo de violencia. Creemos en la revolución democrática y cultural, que es definir nuestras diferencias a través de las urnas. Justamente esperamos las elecciones para ese fin”, resaltó el jefe de bancada del MAS en Senado.

Sin embargo, el asambleísta complementó su declaración con una acusación: “Queremos denunciar públicamente que hay actores de la extrema izquierda comunista como Raúl García Linera, que lamentablemente se ha estado dedicando en los últimos tiempos a incitar y utilizar a algunas personas en el país, lo que no representa al MAS”. 

Este medio intentó comunicarse con el aludido, pero no respondió a los mensajes enviados por vía Whatsapp. En la última entrevista que tuvo con este medio, el exvicepresidente y hermano, Álvaro García Linera, dijo que Raúl se encontraba en México. 

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, manifestó que “ese es el doble discurso del MAS, tratando de engañar, es un tema que hay que tomar en cuenta. Todos los senadores de este partido aprobaron la ley de las elecciones sin importar la vida de la gente. Por eso, debieran ser procesados y enjuiciados por atentar en contra de la salud del país”.

Chambi recalcó que la violencia no es una acción del partido del expresidente Evo Morales, “siempre en el MAS ha habido extremistas de este tipo, comunistas. No todos, algunos del partido comunista son muy sabios, coherentes y responsables. Pero sabemos también que hay otros, como la persona que hice referencia, y lo denuncio sin ningún miedo, porque le hace mucho daño al instrumento político”.

Murillo replicó que “disimulan diciendo que Raúl García Linera es de extrema izquierda, todos ellos son de extrema izquierda comunista. Ahora, de que entre ellos se quieran sablear y golpear para mostrarse como más moderados, es mentira. Al final, todos hacen lo mismo y siguen las órdenes del prófugo confeso terrorista Evo Morales y del falso matemático, Álvaro García Linera, que está tejiendo calladito, pero dando instrucciones y guerreando en páginas de las redes sociales. Es mentira que hayan masistas moderados”. 

El senador del MAS insistió en su acusación y advirtió que “si se observan las cuentas de este señor (Raúl García Linera) en las redes sociales, se podrán dar cuenta de estos temas. Pero también si se analizan cuentas de activistas de Juntos y de Creemos, se han dedicado a cuestionar a la Asamblea, a entorpecer la tranquilidad en el país, como ocurre con estos actores de la extrema izquierda.

Además, manifestó por otra parte “que también hay gente infiltrada del actual gobierno en algunos municipios que están calentando estos hechos y culpando de ellos al MAS. Todos los sectores sociales en el país estamos cumpliendo disciplinadamente la cuarentena. Es más, tenemos la firme convicción de acudir a los instrumentos democráticos en el país y de esta manera, bajo las reglas electorales, definir nuestras diferencias”.

El ministro de Gobierno le respondió que “quien hace estas declaraciones muestra con esa aseveración que tiene doble cara. Si tiene pruebas, que las muestre. Ese procedimiento es el que el MAS ha seguido todo el tiempo. Ellos generaron conflictos en distintos lugares del país para confrontar a los bolivianos". 

Denunció que "lo hicieron en Porvenir, en Cochabamba, en Santa Cruz. Ellos generaban conflictos y los muertos. Eso es de mentes criminales y retorcidas, eso jamás haría el Gobierno, que es absolutamente democrático, que actúa con mucha firmeza, pero siempre dentro del marco de la ley”.