Escucha esta nota aquí

El fin de semana fue presentada oficialmente, y a través de un video, la que sería la primera unidad del SSC Tuatara, un super deportivo fabricado en Estados Unidos y que promete convertirse en el más veloz de su clase. Así lo reportó el portal elcarrocolombiano.com.

Se trata de toda una rareza si tenemos en cuenta que la gran mayoría de superdeportivos del mundo tienden a ser fabricados en Europa siendo el Saleen S7 LM y el Ford GT los únicos ejemplares estadounidenses hasta ahora.

Sin embargo, el Tuatara, creado por Shelby Super Cars era un auto supremamente esperado desde que el fabricante anunciara los primeros conceptos en 2009 y confirmara su nombre y fabricación en 2011.


¿El anti Chiron?

Todo parece indicar que el SSC Tuatara fue fabricado para superar las capacidades del Bugatti Chiron, considerado hoy en día como el auto de calle más veloz del mundo, con 1479 caballos de potencia.

Para ello, los norteamericanos equiparon su vehículo con un motor V8 de 5,9 litros fabricado por Nelson Racing Engines y que es capaz de alcanzar 1.676 caballos de potencia si se le alimenta con gasolina E95, o 1.351 hp con gasolina convencional de 91 octanos.

Este set up está conectado a una caja secuencial CIMA de siete velocidades y tres modos de funcionamiento, incluyendo uno que le permite realizar cada cambio en apenas 100 milisegundos. Con ello es capaz de alcanzar hasta 483 km/h.


Mucha historia

El SSC Tuatara es un auto del que se viene hablando desde 2009. En ese entonces el concepto fue presentado como el Ultimate Aero II, como el Ultimate Aero TT que en 2007 venció al Bugatti Veyron como el deportivo de producción más veloz.

No obstante, en 2011 se confirmó que el auto diseñado por Jason Castriota llevaría el nombre Tuatara en honor a un lagarto de Nueva Zelanda conocido por tener el ADN que más rápido evoluciona del reino animal.

Ahora bien, aunque en ese momento ya se tenía un chasis y un cuerpo listo, los de SSC decidieron retrasar el lanzamiento hasta tener un diseño perfecto. Eso se logró este año con el chasis monocasco y la carrocería,  ambos en fibra de carbono, moldeadas para conseguir un coeficiente aerodinámico de 0,279.

El fabricante ya confirmó que solo producirá 100 unidades del auto a un precio de, más o menos, $us 1,1 millones.