Escucha esta nota aquí

La contrademanda que presentó Oriente Perolero en la FIFA contra el delantero paraguayo Pablo Zeballos tuvo su efecto. A comienzo de semana, el club recibió una nueva respuesta del ente matriz del fútbol en la que exige que ambas partes presenten documentos originales a sus peticiones para resolver un proceso que en primera instancia ganó el atacante guaraní por incumplimiento de contrato de la entidad refinera.

En el mes pasado, Ronald Raldes, presidente de Oriente, recibió una conminatoria de FIFA, que le obligaba a pagar 500 mil dólares al futbolista. Esto sorprendió al actual directorio albiverde porque explicaron que se trata de un contrato que no existe en el club.

Cabe recordar, que a fines de la temporada 2018, Zeballos rescindió por mutuo acuerdo con la dirigencia que comandaba el club en ese momento. Sobre la demanda del ariete paraguayo, Raldes explicó que no se trata del contrato único que los clubes entregan a la Federación Boliviana de Fútbol sino de otro documento que se refiere a la compra de la ficha del jugador y que incluso al parecer la firma de Yimy Montaño, en ese entonces presidente de Oriente, fue falsificada.

“El mismo Zeballos se encargó de mandarme el contrato por whatsaap porque en el club no hay documentos sobre este caso”, dijo el directivo.

Esta situación provocó que Raldes y sus colaboradores informen a FIFA, que ahora exige nueva documentación para retomar el proceso y verificar la petición que en su momento hizo el jugador, que de acuerdo al informe del club refinero, se le pagó todo cuando dejó la institución.