Escucha esta nota aquí

Con la pandemia de coronavirus se multiplican las innovaciones para controlar o frenar los contagios. Inventado en China, el casco termómetro funciona con una cámara capaz de medir de la temperatura corporal de los transeúntes. Y así detectar a la gente con fiebre.

Esta invención china se suma a la lista cada vez más larga de las herramientas tecnológicas desarrolladas para luchar contra la epidemia de coronavirus como las aplicaciones móviles para rastrear los contactos de los ciudadanos. 

Se trata de un casco que parece sacado de una película de ciencia ficción, pero es real. Durante la epidemia de coronavirus, la policía china se vanaglorió en los medios oficiales de esta herramienta para controlar la temperatura de los ciudadanos en plena calle, a cinco metros de distancia, mediante un casco. Un casco equipado con una cámara térmica y que permite al que lo lleva puesto ver en tiempo real en la visera si la temperatura corporal de una persona rebasa los 38 grados. Una alarma advierte al policía en caso de fiebre.

En su versión china, algunos cascos incorporan incluso una tecnología de reconocimiento facial que permite al policía informarse inmediatamente sobre la persona que tiene enfrente. El aparato permite también escanear con rapidez decenas de matrículas de autos.

La policía de los Emiratos Árabes Unidos también compró miles de ejemplares para dotar a sus agentes de este tipo de cascos capaces de escanear la temperatura de la gente. Y en Europa, el aeropuerto de Roma Fiumicino, el más frecuentado del país, adquirió tres de esos detectores de fiebre para controlar a los viajeros que transitan por la terminal.

Vidéo de France Info (en francés):

Tags