Escucha esta nota aquí

El coronavirus llevó a suspender casi todas las disciplinas deportivas en el mundo. El automovilismo es una de ellas. El deporte de los fierros y la velocidad se ha visto afectado a escala departamental, nacional e internacional. Uno de los que se siente seriamente afectado es el piloto boliviano Eduardo Peredo, que para este año tenía planificado correr el Campeonato Italiano de Rally.

El cruceño es el actual campeón sudamericano de rally en la categoría RC2N y con esa carta de presentación tenía que correr su primera prueba del año en Italia la primera semana de abril, pero el Covid-19 lo dejó con las ganas de acelerar en suelo europeo.

“Planifique correr esta temporada en Italia y justamente ese país es uno de los más afectados por el coronavirus. Obviamente se suspendió todo y no se sabe cuándo se realizarán las carreras. El automovilismo es un deporte de masas y siendo optimistas podría reactivarse recién en octubre”, dijo ‘Happy’.

Su última carrera oficial fue en diciembre de 2019 en Montero. A principios de este año estuvo entrenándose en Italia y en marzo hizo lo mismo en Ecuador. Significa que hace dos meses que no se cube a un coche de carrera.

Eduardo Peredo además del campeonato italiano, también tenía previsto disputar el departamental de rally y ya no entraba en sus planes el nacional y el sudamericano.

En el aspecto económico se ha visto bastante perjudicado. “Algunas cosas ya teníamos pagadas para correr en Italia, pero así como está la situación no sabemos qué va a pasar”, agregó el piloto.

Su taller, HP Racing, está cerrado hace dos meses y ese es otro factor negativo en lo relacionado a lo económico para este competidor de punta.

Lo positivo de todo esto es que Peredo pasa todo el tiempo junto a su esposa Stephanie Wichtendahl y su hijo Eduardito, un año y cinco meses. “Tengo un minigimnasio para mantenerme en forma y el resto del tiempo es para mi hijo, al que le gusta mucho el fútbol, es bluminista y para todo el tiempo con su pelota”, finalizó ‘Happy’.