Escucha esta nota aquí

1/04/2015

Todo empezó con el mensaje bordado en la chaqueta del ahora exministro de Defensa de Bolivia, Jorge Ledezma. El titular de esa cartera entregó ayer 13.000 litros de agua potable a los damnificados por las inundaciones en la localidad de Copiapó, en el norte de Chile, y desató una fuerte polémica por la leyenda que se destacaba en su atuendo con la frase El mar es de Bolivia.

Y aunque Ledezma negó haber buscado la polémica, a las 20:00 de anoche, desde Palacio Quemado, el presidente Evo Morales ya había tomado una decisión. Pidió disculpas al Gobierno de Michelle Bachelet por lo que calificó como “un error” de su colaborador y los reemplazó por el abogado cruceño y excandidato a alcalde del MAS en Santa Cruz de la Sierra, Reymi Ferreira, dos días después de que este perdiera los comicios 2015.

“Primero, pedir disculpas al Gobierno de Chile. No era decisión personal y menos del Gobierno nacional que representa al Estado Plurinacional, y perdón al pueblo de Atacama y al pueblo chileno. Nunca hemos pensado y nunca manejamos con fines electorales y políticos e intereses personales algo que es humanitario y que es una cuestión de salud”, aseguró el presidente luego de tomar juramento a Ferreira.

El ‘error’ de Ledezma y la designación de Ferreira para la cartera del Ejecutivo con mayor presupuesto se da en momentos en los que las autoridades electas de Santa Cruz de la Sierra buscan acuerdos para garantizar la gobernabilidad municipal de la capital, hecho por el que el excandidato a alcalde se pronunció pidiendo que los virtuales tres ediles del MAS sean opositores a Percy Fernández.

¿Qué pasó en Chile?
El mensaje de la chaqueta de Ledezma desató la ira de las autoridades chilenas que aceptaron la ayuda boliviana, pero criticaron el uso político de la misma en el marco de la campaña comunicacional impulsada por la administración de Morales para la demanda marítima boliviana que se presentó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, afirmó: “Quisiera en primer lugar agradecer la ayuda solidaria de Bolivia, el agua nunca sobra, especialmente en estos momentos de tragedia; pero quisiera decir de forma clara que la tragedia del norte no debe ser utilizada para propósitos políticos de la campaña comunicacional boliviana”.

“Esto, lamentablemente, es un detalle engorroso, pero hay que señalizarlo porque la ayuda tiene que ser de una manera desinteresada”, agregó Muñoz.

Fusible de lo que pudo convertirse en una crisis diplomática, Ledezma se defendió. Con dos meses y 10 días como ministro de Defensa, Ledezma aseguró que no era su intención hacer política con la desgracia. “Venimos con el mayor de los respetos a ayudar a las familias que lo necesitan”, explicó, para descartar que existiera un objetivo ‘provocador con el mensaje.

“El pueblo chileno vive una situación dolorosa, no podemos polemizarlos más todavía con la demanda que tiene Bolivia históricamente planteada, eso es un tema aparte, esto es un tema de ayuda, de cooperación”, argumentó en Chile en declaraciones recogidas por radio ADN, que lo exhibe en fotografías donde luce su chaleco con la leyenda “El mar es de Bolivia”. La autoridad boliviana agregó también que el interés es “ayudar a las familias que lo necesitan”.

Pese a todo, el canciller Muñoz consideró que “no vale la pena” enviar una reclamación a la Paz por el gesto de Ledezma.

La ayuda boliviana se sumará a la que entregará en las próximas horas el Gobierno de Japón, que envió un avión cargado de frazadas, colchonetas, generadores eléctricos, carpas y otros materiales y que, según Muñoz, llegará en las próximas horas. Estos donativos se añadirán a los ofrecidos por China, México, Estados Unidos y eventualmente Colombia y Venezuela.

Las lluvias que cayeron la semana pasada en las regiones de Coquimbo, Atacama y Antofagasta provocaron inundaciones y aluviones que hasta el momento han dejado 18 muertos, 49 desaparecidos y más de 27.000 damnificados.

Entre los muertos está el ciudadano boliviano Luis Robert Céspedes Vaca, quien murió el lunes en la madrugada luego que las riadas arrasaran con su casa en la región de Atacama.

,

,


Relevo de ministro

A las 17:15, todo comenzó como un rumor en redes sociales. Luego se supo todo. Después del mediodía, Ferreira viajó a La Paz donde sostuvo conversaciones con el presidente Morales. Luego de sufrir una derrota electoral, el socialista y exembajador de Bolivia para el grupo del G-77 fue invitado a ser el reemplazante de Ledezma, a solo horas de haber lanzado la línea política de una fiscalización férrea al ganador de las elecciones municipales cruceñas. Como ministro, ahora tiene otros roles.

Antes de la posesión, Ferreira entró al Salón de los Espejos y se sentó en primera fila. Hablaba por su celular. Algunos ministros lograron saludarlo cuando tuvo que salir inmediatamente ante el llamado del presidente. Minutos más tarde regresó, un poco antes del presidente.

Además del saludo del presidente Morales y de los ministros, Ferreira fue saludado por uniformados de las Fuerzas Armadas. Luego de su posesión, Ferreira accedió a varias entrevistas que le fueron pedidas por las redes televisivas, especialmente las de Santa Cruz. Inusual en las flamantes autoridades.

El flamante ministro cruceño, el tercero después de Hugo Siles y de Nemesia Achacollo, calificó la acción de su predecesor como un “pequeño error” y se comprometió a velar por los derechos humanos al interior de las FFAA