Escucha esta nota aquí

Luego de un intenso trabajo para adaptar sus líneas de producción, Textilón, la emblemática marca boliviana de productos textiles de segunda piel dirigidos para toda la familia, inició desde el 6 de abril a fabricación de barbijos con la finalidad de abastecer a la población de un producto básico, como es el barbijo para evitar el contagio del Covid-19. 

Esta iniciativa surgió del presidente de esta reconocida firma, que no dudó en poner a disposición de la sociedad toda la estructura y recursos de la compañía para fabricar las mascarillas. Los primeros lotes de barbijos fueron donados y entregados a todas las personas que están en primera línea luchando para preservar la vida de todos los bolivianos, manifestó el gerente general de Textilón, Facundo Senes. “Hoy la decisión es sumar un grano de arena al país y al sistema sanitario”.

Las partidas restantes tendrán costo y estarán disponibles para que la población las pueda adquirir, los mismos que tendrán, al igual que sus productos textiles, la calidad que caracteriza a esta marca. En paralelo a la fabricación de las mascarillas, la firma continuará con su línea tradicional de textiles, una vez que se levanten las medidas sanitarias.



Senes explicó que los barbijos están fabricados con tela quirúrgica de triple capa, hecha 100 % de polipropileno, que posee una lámina interna antimicrobiana muy eficaz para prevenir el paso de microorganismos y de esta manera evitar el contagio del coronavirus.

Mientras en Bolivia las medidas sanitarias se mantienen, Textilón trabaja para acondicionar sus locales de venta y su oferta y de esta manera continuar atendiendo a sus consumidores de una forma completamente segura. Esta situación le permitirá a la marca estar lista para cuando la cuarentena se levante y se permita a la población retornar paulatinamente a sus actividades cotidianas.

Textilón también se ha adaptado como empresa para comercializar sus productos vía online. El año pasado implementó su plataforma digital para el área de ventas, ahora ha aprovechado la cuarentena para perfeccionar dicho sistema, tanto para su línea de barbijos como de sus textiles.

A medida que varios países del mundo se preparan para reiniciar lentamente sus actividades, el uso de barbijos o mascarillas es cada día más reconocido a escala mundial como un elemento esencial en la prevención de nuevos contagios por su capacidad para prevenir la dispersión del virus.