Escucha esta nota aquí

Los 500 respiradores que compró el Gobierno para atender la pandemia de coronavirus, de los cuales 170 llegaron este jueves y fueron entregados a diferentes ciudades del país, no sirven para atender a pacientes de terapia intensiva, afirman médicos consultados por este medio.

"Su sistema de oxigenación es muy precario. No creo que se vaya a usar en terapia intensiva y esa fue nuestra opinión junto a colegas que participaron en la recepción de los ventiladores", indicó el médico José Luis Prieto, presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva de Santa Cruz.

Con él coincide el médico intensivista Luis Candia, de la Caja Nacional de Salud, quien afirma que estos equipos pueden ser utilizados por entre una y dos horas, cuando un paciente crítico de coronavirus necesita asistencia respiratoria durante 24 horas por más de 10 días.

En ese sentido, ambos especialistas señalan que los respiradores adquiridos son inútiles para atender pacientes de Covid-19 que necesiten internación. Sin embargo, podrán usarse para atender emergencias hasta que se consiga un respirador mecánico "de alta gama" y con todas las condiciones.

Prieto señala que "por su simplicidad" pueden ser destinados a las provincias para que, en caso de que alguien tenga dificultades respiratorias, sea conectado a una de estas máquinas hasta llegar a Santa Cruz y ser internado. También podrán usarse en ambulancias o salas de emergencia.

De igual forma, el secretario de Salud de la Gobernación, Óscar Urenda, indicó que los equipos  son útiles para contener al paciente hasta pasarlo a un ventilador mecánico"En los próximos días llegaran respiradores más complejos", añadió.

La respuesta del Gobierno

EL DEBER intentó comunicarse con el ministro de Salud, Marcelo Navajas, para conocer su opinión sobre las observaciones de los especialistas y tener los datos técnicos de los equipos adquiridos con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pero hasta la publicación de esta nota no se concretó el contacto.

Posteriormente, la autoridad -en un medio televisivo- se refirió a los equipos. “Son respiradores de emergencia", confirmó a tiempo de agregar que "sirven para mantener a un paciente los días que sean necesarios (asistido con un) ventilador hasta que se pueda trasladar a un respirador convencional".

 “La desventaja de estos respiradores es que no se puede ‘destetar’, es decir, sacar el tubo del paciente. Pero sí nos sirve para mantener a un paciente los días que sean necesarios en ventilador hasta que se pueda trasladar a un respirador convencional para iniciar el destete”, reiteró.

Llegarán 330 más

Los 500 respiradores fueron adquiridos por el Gobierno a inicios de abril y este jueves llegó el primer lote con 170 unidades. El embajador de Ciencia y Tecnología, Mohammed Mostajo-Radji, anunció la compra y dijo que fue difícil encontrar los aparatos, a la vez que aseguró que cumplen con los requisitos de la Organización Mundial de la Salud.

Sin embargo, los médicos lamentan que no se consulten los requisitos que deben tener los equipos. "Desconocemos las razones por las que los compraron. Ni siquiera pidieron la opinión de un médico terapistaLos gobiernos se equivocan en eso, tienen que preguntarle al que va a usar", manifestó José Luis Prieto, presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva de Santa Cruz.

Santa Cruz es el departamento más afectado por el coronavirus, hasta este jueves concentraba el 64% de los casos del país. Según las estimaciones de Prieto, el departamento cuenta con cerca de 300 respiradores mecánicos en el sistema público y privado de salud. Este jueves se entregaron 30 de estos equipos que, según los expertos, servirán solo para emergencias.