Escucha esta nota aquí

“No es el momento de divisiones ni de enfrentamientos por el poder e intereses de cualquier tipo, sino el momento de unirnos alrededor del objetivo primario de preservar la salud y la vida de todos los bolivianos y de construir nuevos horizontes de una sociedad más humana y fraterna”, con estas palabras el arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, instó a la clase política a unirse para luchar contra el enemigo común, que es el coronavirus.

El pastor de la Iglesia católica celebró misa dominical en la catedral cruceña y en su homilía pidió a los bolivianos no perder la esperanza para afrontar con fortaleza de ánimo la cuarentena, así como tener "caridad y solidaridad en favor de los que están agobiados por el sufrimiento y la incertidumbre ante el futuro". 

 “(Hay que) dar razón de la esperanza uniéndonos a los esfuerzos de las autoridades de los tres niveles del Estado en su labor de contrarrestar la pandemia y sus consecuencia sanitarias, económicas y humanitarias”, agregó Gualberti.

A propósito de la culminación de la Semana de la Familia, Gualberti pidió aprovechar este tiempo para "redescubrir a la familia. "En esta cuarentena, las parejas han podido ver que los problemas compartidos se hacen más livianos y soportables y que se puede mirar al futuro con esperanza", dijo el prelado.