La gerente regional de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), Denise Flores, informó que ya ha aprobado un presupuesto de 3,8 millones de bolivianos para rellenar el Cerro Rico de Potosí y así evitar más hundimientos.

Las empresas interesadas en realizar el trabajo de preservación y relleno del Cerro Rico postularse dado que la convocatoria pública estará habilitada toda esta semana. Se espera, dijo Flores, que a fines de enero ya se comience con la obra.

"Se ha proyectado para el proyecto 3,8 millones de bolivianos, los que se han aprobado en la asamblea juntamente con el comité interinstitucional”, sostuvo Flores al señalar que en caso de que la obra demande una mayor inversión, la Comibol ha previsto ampliar a 5,2 millones la inversión.

Incumplimiento

El presidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Jhonny Llally, afirmó que pese a las advertencias hay empresas que siguen trabajando en el cerro en los sectores de las bocaminas de Caracoles y la Bolivianita, donde aún se realizan trabajos de explotación que pueden provocar hundimientos.

El ministro de Minería, Cesar Navarro, anunció que una vez se inicie el trabajo de relleno se deben conformar comisiones que realicen observaciones permanentes para que se mantenga informada a la población.

Navarro recordó que el Cerro Rico de Potosí es un símbolo de carácter nacional y continental, por lo que se deben hacer todos los trabajos necesarios para preservar su estructura.

Patrimonio de la humanidad

El Cerro Rico de Potosí fue declarado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como Patrimonio Mundial en 1987.

El 20 de junio de 2014 el Comité para el Patrimonio Mundial de la Unesco determinó declarar al cerro como Patrimonio Mundial en Peligro, debido a las "continuas e incontroladas operaciones mineras".

Relleno seco

La Comisión de Defensa y Preservación de Áreas Históricas de Potosí determinó el 27 de junio de 2014, utilizar el relleno seco para preservar la estabilidad del cerro, debido a que este material es más estable e incluso puede ser adquirido a menor costo, según informó en ese entonces el decano de la Facultad de Ingeniería de Minas de la Universidad Autónoma Tomás Frías, Hernán Camacho.