Escucha esta nota aquí

La Federación Boliviana de Tenis (FBT) ya cuenta con un protocolo de seguridad contra el Covid-19, el mismo que fue enviado al Ministerio de Deportes para su aprobación y pronta reactivación de esta disciplina deportiva. Se plantean tres etapas: volver con la práctica social y recreativa, los entrenamientos y la competencia.

La FBT es una de las primeras entidades del país en crear su protocolo sanitario con el objetivo de volver lo antes posible a las canchas, pero sobre todo con seguridad.

La distancia entre jugadores es mayor a la establecida en las normas de aislamiento social. Se desarrolla en un ámbito abierto. La práctica puede desarrollarse sin público presente. Un partido de singles es jugado entre dos personas dentro de una superficie de 600 metros cuadrados. El saludo característico humano de ‘darse la mano’ puede reemplazarse con ‘chocar las raquetas’”, dice parte del protocolo.

Las dos primeras etapas; volver con la práctica social y recreativa, y los entrenamientos; van de la mano y pueden permitir la reapertura de los clubes, que ya recibieron toda la información del mencionado protocolo con el objetivo de cuidar tanto a los deportistas como a todas las personas de su entorno.

 “El club debe adoptar medidas de desinfección que complementen las normas habituales de aseo de la Institución en especial en los siguientes elementos: Rastras,  escobas, rodillos, mangueras entre otras cosas... Además del uso de mascarillas, toma de temperatura dentro del club y no permitir el uso de gimnasios, vestuarios, restaurantes, cafeterías y salones”, siempre de acuerdo al protocolo.

Las etapas de entrenamiento y competencia tienen puntos similares con el fin de evitar contacto directo e indirecto entre los deportistas. “Utilizar para cada encuentro seis pelotas de tenis, preferentemente nuevas, tres de un jugador y las otras del otro jugador, identificadas claramente, de forma tal que cada jugador toque solo sus propias pelotas. Para alcanzar sus pelotas al otro jugador, se debe evitar tocarlas con las manos, se deberá utilizar la raqueta y/o los pies para ello”, reza el protocolo.

Se da por hecho que cada jugador debe llevar su propia botella de agua o hidratante y poner su toalla en su silla. Los pasapelotas quedan fuera de escena por un tiempo, pues se recomienda que no estén presentes en los partidos de torneos nacionales e internacionales.

Somos la primera federación en tener un protocolo establecido. La semana pasada lo enviamos a los clubes, asociaciones, Comité Olímpico Boliviano y Ministerio de Deportes, de donde nos dijeron que este martes nos dará una respuesta. Todo dependerá de lo que ellos nos digan para una posible fecha al retorno de las actividades”, señaló Ricardo Aguirre, presidente de la FBT.