Escucha esta nota aquí

Un informe de la Dirección Departamental de Educación muestra que varias comunidades del departamento de Santa Cruz no tienen energía eléctrica ni señal de internet. Eso dificultará el uso de de las plataformas para clases virtuales como Zoom, Google Meet o Cisco. El Ministerio de Educación ha firmado acuerdos para capacitar a los maestros en el uso de estas herramientas.

Se inscribieron 120.000 maestros de todo el país para aprender a utilizarlas, pero hay lugares donde enseñar a distancia es complicado. Por ejemplo, en los 60 centros de educación especial que hay en Santa Cruz. Son estudiantes con discapacidad auditiva, motora, intelectual o con síndrome de Down. Ellos requieren de contacto físico. El aspecto socioafectivo es clave para estos estudiantes.

El análisis que hizo el director departamental, Gilberto Molina, indica que es necesario tomar en cuenta la realidad de cada estudiante. El subdirector de Educación Especial y Alternativa de Santa Cruz, Rubén Álvarez Machi, cree que la educación a distancia no es la solución para los casi 4.400 estudiantes de educación especial del departamento. Él apostaría por un sistema semipresencial, especialmente para los que están en educación alternativa. Esto implica analizar la situación de los 40.360 estudiantes que cursan en este sistema.

El informe de la Dirección Departamental abarca también la educación regular. Fue enviado a petición del Ministerio de Educación. En más de 40 de los 53 distritos educativos hay problemas de cobertura de internet. En algunas comunidades del distrito Charagua, por ejemplo, no hay radio, televisión ni internet. El caso es similar en Lagunillas, donde comunidades como Iviyeca, Tazete y Yapumbia (Alto Parapetí) no tienen señal de radios locales o en Irenda, Mocomocal, Terrazas e Ireyeca, en la zona de Iupaguasu, detalla el informe. Hay decenas de comunidades con problemas similares en todo el departamento.

Soluciones en El Puente

Hay profesores que no se han quedado de brazos cruzados ante estos problemas. Si bien el Ministerio de Educación elaborará un reglamento para definir qué es educación a distancia y qué no lo es, la enseñanza, aunque con dificultades, ha continuado en algunos lugares gracias al empuje de algunos maestros y directores.

La profesora Sonia Castillo Vásquez estuvo trabajando como profesora itinerante de 17 estudiantes con discapacidades visuales y auditivas. Lo hace en El Puente, un municipio que está a 240 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra. Ella fabricó algunas cartillas y con ese material llegó a las diferentes casas de los estudiantes ya desde comienzos de abril.

En el caso de la educación especial, suele forjarse entre niños y maestros un lazo de cariño que la cuarentena perjudica. “Es un vínculo que podemos llamar umbilical”, dice la directora Viviana Mamani, que trabaja con 260 maestros en su distrito. Sonia Castillo extrañaba a sus alumnos y ella sentía nostalgia por ellos. Con las debidas medidas de bioseguridad que ella misma consiguió, pudo seguir en contacto con ellos.

En moto y sin megas

En la escuela San José, en Yotaú (265 kilómetros de Santa Cruz), las maestras de nivel inicial se organizaron para enviar a los padres material en audio y pudieron hacerlo por Zoom una vez por semana. Gracias a la radio comunitaria, en San José de Yotaú se pudo llegar a muchos hogares. 

La profesora Jhanette Sánchez Quintana explica que el 90% de las comunidades cercanas a Yotaú no tiene electricidad. Hasta esas comunidades llegan los maestros en motocicletas. “Una semana ingresan con cartillas de matemáticas y la siguiente con lenguaje. Van hasta las casas y recogen los trabajos”, comenta profesora Jhanette. Este grupo está integrado por los maestros del sistema multigrado y modular que tienen el nombre de Los Mochileros. “Ellos no son ajenos a la educación virtual. Se formaron en las clases de conferencias virtuales que dieron la Dirección Distrital y el Ministerio en Cisco, en Google. Se fueron formando, pero se necesita internet y aquí no existe”, explica.

Entre las profesoras que están grabando audios en Yotaú están Daniela Rutani, Ruth Mery Cuéllar, Juanita Irahori y otras más, de diferentes grados.

En los casos especiales como la comunidad Los Chacos, El Cóndor, Limoncito o San Jorge, que están a una distancia de 80 o 90 kilómetros de El Puente (400 kilómetros de Santa Cruz), los maestros llegan con cartillas. La pandemia los ha obligado a transformarse en profesores itinerantes.

El Puente está preparando clases por televisión, porque el acceso a internet es complicado y los megas se gastan rápidamente.

Televisión en el municipio de Guarayos

El profesor Alfredo Maldonado, del distrito de Guarayos, ha detectado, en un levantamiento estadístico, que los estudiantes que tienen wifi llegan a 915, pero los que tienen televisión son 6.168. A partir de las tres de la tarde empiezan las clases en Ascensión, gracias a que algunos canales les ceden un tiempo. Eso permite llegar a la mayoría de los alumnos. Pese a que se utiliza este sistema, quedan aún 1.221 alumnos que no tienen ningún equipo. 

Los 345 docentes de la zona tienen que llegar a ese remanente de estudiantes que no puede utilizar prácticamente ninguna tecnología. A ese reto se enfrentan los maestros de todo el departamento.

Guarayos. Las clases empiezan a las 15:00 en televisión. 

Sonia Castillo atiende a 17 estudiantes de educación especial en El Puente. 

Un profesor en Los Chacos, a 95 kilómetros de El Puente.