Escucha esta nota aquí

Las ventas han crecido en la panadería de la señora Dulcy Cury, mamá del arquero Rodrigo Banegas, en esta etapa de la cuarentena. Bendición total dice el portero titular de Oriente Petrolero, que se la pasa diariamente, desde que está en casa por la pandemia, entre los entrenamientos virtuales y el apoyo a su progenitora a la hora de mezclar ingredientes para hornear pan y pasteles.

El negocio funciona en el barrio Hamacas de la capital cruceña y a este trabajo se suman también sus otros tres hermanos. Rodrigo es el único que apostó por ser futbolista profesional, aunque él confiesa que la ayuda a su mamá es de siempre y la considera como clave para que haya soportado tanto sacrificio para llegar donde está hoy en su carrera deportiva.

“Entreno de acuerdo al plan de trabajo que nos da el preparador físico (Emanuel Palmucci) y después ayudo a mi madre que tiene en el barrio una panadería y pastelería. Es entretenido porque, además, estoy aprendiendo más sobre este oficio”, sostuvo el golero, que en su niñez se formó en la escuela de fútbol Milton Melgar y que el 2015, con 19 años, debutó en el fútbol profesional en Nacional Potosí.

Joaquín Banegas es el papá de este joven guardameta cruceño de 24 años. Un futbolero que desparrama talento en la Fraternidad Camba, aunque hasta ahora el crack de la familia fue don Wálter Banegas, campeón con Oriente Petrolero en 1971.

“Nuestro amor por Oriente y el fútbol es gracias a mi abuelo paterno”, sostuvo Rodrigo quien admite que en los cinco años que lleva de carrera deportiva tuvo el golpe de suerte que todo deportista necesita para tener éxito, amén del talento, el esfuerzo y la disciplina.

Luego de casi tres años en Nacional Potosí llegué a Oriente, que adquirió mi ficha y en 2019 me prestó a San José. En este club asumí la titularidad porque Carlos Lampe no pudo jugar por el tema de su habilitación. Me dieron la oportunidad y la aproveché. Volví a Oriente y pasó algo muy similar con Quiñónez, que se lesionó”, dijo.

Banegas lamenta que Oriente no hiciera una buena campaña en las 12 fechas que se disputaron del torneo Apertura, pero destacó el buen rendimiento  que demostraron en los primeros partidos.

“Nos tocaron partidos complicados, pero gracias a Dios hubo un alto en el torneo, que puede servir para recomponer el equipo y mostrar una nueva faceta. Estamos a ocho puntos de los líderes. Con dos victorias nos ponemos cerca de ellos. Tenemos un buen equipo”, sostuvo y aunque criticó la reacción que tuvo un grupo de la barra, cuando fueron a increpar al plantel en pleno entrenamiento, antes de la paralización del Apertura, considera que este tipo de hechos desagradables forman parte de la presión que un futbolista tiene que asimilar al formar parte de un club grande.

“Somos los primeros que queremos revertir el mal momento. Personalmente apoyo este proyecto, que apuesta a contar con jugadores jóvenes”, puntualizó Banegas, que en Oriente tiene contrato hasta el 2021.