Escucha esta nota aquí

"La verdad que no está nada fácil, hemos logrado que no se rematen las barcazas, pero la solución final es muy compleja, como informaremos al retornar", posteó en su cuenta en Facebook desde China el ministro de Defensa, Reymi Ferreira. 

La autoridad, junto con el Procurador General, Héctor Arce, se encuentran en el continente asiático desde el pasado 28 de junio. Ambos hacen gestiones para recuperar los 16 navíos y dos empujadores que el Gobierno mandó a construir por 30 millones de dólares. 

Dicha comisión participó de una audiencia en el Tribunal Marítimo de Quindao, además de hacer una inspección en el "Yan Thai, astillero de DCCR" y la visita al resto del equipo que se encuentra en Lunshen de Nanking, sobre el rio Yan-tse.

La Empresa Naviera de Bolivia (Enabol) encargó a dos empresas chinas en 2009 la construcción de las barcazas y los empujadores, pagó por su traslado y nunca llegaron a Bolivia. "Están casi perdidas y hay una decisión judicial contraria que dispone su remate", dijo anteriormente la misma autoridad. 

Se espera un informe al retorno de las autoridades, aunque se conoce que existieron irregularidades en la firma de los contratos. Un proceso judicial se inició en 2012 y hasta el momento no estableció responsabilidades por la casi pérdida de la inversión. 

También se anticipó desde el ministerio de Defensa que se buscaban socios chinos para salvar los equipos, bajo la modalidad de "joint venture" o "riesgo compartido". El mes de junio debió llevarse adelante el remate, según orden judicial.