Escucha esta nota aquí

Mientras el tenista Hugo Dellien y el goleador Marcelo Martins ponen en lo más alto el nombre de Bolivia con sus actuaciones en el exterior y con gestos solidarios ayudan a la gente necesitada por la crisis sanitaria y económica que genera la pandemia por el Covid- 19, Walter Zuleta y Fernando Humerez, ex directivos del balompié nacional, están envueltos en hechos de corrupción por los sobreprecios en la compra de respiradores.

Son las dos caras de la moneda de un ingrato momento que atraviesa el país por un virus que está haciendo estragos, pero que ha originado que haya reacciones que enorgullecen como la actitud de Dellien y Martins porque se trata de dos destacados atletas nacionales, que con recursos propios han dado su aporte para que mucha gente se alivie en esta cuarentena.

El Tigre de Moxos, que en enero, por la primera ronda del Abierto de Australia, enfrentó al español Rafael Nadal, número 1 del mundo en ese entonces, compró equipos de protección para trabajadores de la salud de Trinidad, la ciudad donde nació y vive su familia.

Martins, goleador de la  Copa Libertadores con Cruzeiro, su actual club, en el 2008 y embajador del fútbol boliviano en ligas como la de Inglaterra (Wigan), Alemania (Werder Bremen), Ucraniana (Shakhtar Donetsk)  y China (Changchun Yatai, Wuhan Zall y Shijiazhuang Ever Bright), a comienzo de semana donó 100.000 dólares para la compra de alimentos que están siendo distribuidos en los barrios de la capital cruceña.

Qué distinto es lo que ha ocurrido con Zuleta y Humerez. El primero fue dirigente de Bolívar y tesorero de la Federación Boliviana de Fútbol en gestiones de directorios pasados. El segundo formó parte de directivas anteriores de Wilstermann y llegó a presidir la ya desaparecida Liga del Fútbol Profesional Boliviano. Ambos salieron de sus instituciones con muchas críticas y observaciones.

No es la primera vez que Zuleta está metido en hechos desagradables fuera del fútbol. En 2017 fue abogado de Gabriela Zapata que está detenida por claros indicios de culpabilidad en los delitos penales de legitimación de ganancias ilícitas, falsedad ideológica y uso de Instrumento falsificado. Este caso,que se dio en el gobierno de Evo Morales, generó que este exdirigente abandone el país.

Hoy, junto a Húmerez, que está detenido por el ministerio público, son investigados por la compra con sobreprecios de respiradores que fueron adquiridos de una empresa española.