Escucha esta nota aquí

Después de que el Ministerio de Salud emitiera un nuevo Índice de Riesgo Municipal que exhibe que las tres ciudades capitales del eje troncal de Bolivia se proyectan como plazas de 'Alto Riesgo' debido a la expansión del coronavirus, el sector privado manifestó su preocupación por la incertidumbre que genera el asunto sobre la reactivación de la economía.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Rolando Kempff, manifestó que la situación se torna angustiante y que la noticia es una sorpresa que debe ser sometida a evaluación para buscar una salida óptima que no afecte la salud de las personas ni de las empresas. 

Tal análisis debe ser realizado de manera conjunta con el Gobierno, según el criterio del ejecutivo. Además, sostuvo que la próxima semana solicitarán reuniones para evaluar el tema y concertar nuevas líneas que den seguridad al retorno futuro de las actividades.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias, Ibo Blazicevic, plantea la creación de un fondo de garantías para atravesar este tiempo y dar una reestructuración a la labor industrial. 

También señala la posibilidad de generar medidas adicionales como la coparticipación estatal para el pago de planillas salariales y una política que impulse el consumo de productos nacionales.

"No podemos pedir que la gente exponga sus vidas. Es un panorama complejo, por lo que solicitamos al Gobierno dar asistencia en esta época en la que no podemos pedir libertades plenas sabiendo que hay riesgo", sostuvo el dirigente industrial.

El ejecutivo también indicó que la escasa movilidad limita la oportunidad de compra y consumo de la población, que se aboca a bienes esenciales y no así a los bienes duraderos, cuya producción demanda una gran cantidad de mano de obra que se ha visto relegada.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresarios del Parque Industrial, Jorge Cwirko, expresó que se debe insistir en las medidas de bioseguridad para dar garantías a los trabajadores y a la población.

Desde el sector, consideran que una salida viable es la de trabajar en dos turnos. No obstante, al no conocer de cerca el nuevo Índice de Riesgo Municipal, sostuvo que también será evaluado.

Desde el lado del sector de la construcción, Valerio Ayaviri, dirigente de la Confederación Nacional de Constructores de Bolivia, señaló que la reactivación sectorial no debe abocarse únicamente a la vuelta a la actividad, sino también al pago de deudas pendientes por parte del Gobierno que ascienden a Bs 700 millones.

"Lamentamos lo que define el Ministerio (de Salud). Como sector, ya no podemos aguantar y es posible que se rompa el protocolo, ya que estaba todo definido para la vuelta al trabajo y hay personas que no tienen recursos ni para comer. Hay que hacer un análisis a profundidad", apuntó Ayaviri.

El Índice de Riesgo hace una lectura de los municipios bolivianos y mide los impactos del coronavirus desde el enfoque epidemiológico y poblacional y se apega a las escalas de riesgo establecidas por el Gobierno en el Decreto Supremo 4229.