Escucha esta nota aquí

La Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem) está envuelta en otra polémica. Este año, la entidad pública, que depende del Ministerio de Salud, entregó dos lotes de equipos que fueron requeridos por el Instituto Nacional del Tórax, con sede en La Paz. Sin embargo, los equipo entregados, que eran nueve respiradores mecánicos y broncoscopios, no tenían las especificaciones solicitadas y fueron devueltos para su revisión. 

A la fecha, no se reparó la exigencia técnica y el material de alta gama no llega al establecimiento de salud. Además, el hospital denunció que la cooperación japonesa oficializó la entrega de un equipo de tomografía y otro de cateterismo cardiaco, pero hasta la fecha, a pesar de que incluso hubo en acto en Cancillería, la promesa no llega al centro clínico.

El director del Instituto Nacional del Tórax, Édgar Pozo, explicó que en la anterior gestión de Gobierno se hizo un pedido de nueve respiradores de alta gama para unidades de terapia intensiva en el marco del equipamiento del hospital por el proyecto del Seguro Único de Salud (SUS) y que llegó en enero de esta gestión a través de la Aisem.

Pozo, sin embargo, denunció que el equipo solicitado no reunía los requerimientos que ellos habían pedido y que hace un mes, la Aisem tuvo que retirar el material del centro médico.

"Nos sorprendimos porque estos equipos no eran los solicitados y luego la Aisem los retiró del hospital del Tórax. Hicieron la promesa de cambiarlos y hasta ahora no hay nada. Hace tres semanas, la Aisem nos envía otras propuestas, pero no son los equipos que nosotros habíamos requerido el año pasado. Estos equipos estaban en un depósito, ya que solo abrimos una caja y los guardamos por el temor a que se deterioren", refirió.

El galeno dijo que también se solicitó el año pasado a la Aisem, broncoscopios y al momento de su entrega se verificó que no eran equipos con las características solicitadas. "Nos dieron broncoscopios de origen chino y eran desechables. Nosotros pedimos broncoscopios de duración de por lo menos un año, pero nos dan desechables", observó.

Pozo también protestó porque la Japan International Cooperation System (Jics) oficializó la entrega de un equipo de tomografía y otro de cateterismo cardiaco, ambos de última generación, valuados en cuatro millones de dólares. Según el director médico hubo un acto en Cancillería pero hasta la fecha esos equipos no llegan. Esa cooperación debía ser gestionada por el Ministerio de Salud.