Escucha esta nota aquí

Hertz Corporation anunció su decisión de acogerse a la Ley de Bancarrotas vigente en la legislación de Estados Unidos, arrastrado por una deuda que llega a los 19.000 millones de dólares y la considerable reducción de sus ingresos y futuras reservas, sumando a las consecuencias de la crisis por la propagación del Covid-19. 

La compañía mundial y franquicia de agencias de alquiler de vehículos, se acogerá a la normativa gubernamental financiera del país norteamericano, a través de la cual podrá reestructurar su millonaria deuda. De esta manera seguirá en operación, pero al mismo tiempo implicará considerables recortes en su sistema. 

Hertz con sede principal en Estero, Florida, funciona con más de 10.000 oficinas en todo el mundo. Eso quiere decir que tiene presencia en 150 países de América del Norte, América Latina, Norte de Europa, África, Asia, Australia y Nueva Zelanda. Solo en Estados Unidos y Canadá cuenta con una flota de 500.000 vehículos

Futuro

A pesar de la declaratoria de quiebra, Hertz no dejará de ofrecer sus servicios, aunque si habrá consecuencias inminentes a la crisis financiera que atraviesa, especialmente en su país de origen. Recortes del personal (que en todo el mundo suman un total de 40.000 empleados) y en el inventario de su lote de autos de alquiler. 

Una preocupación manifiesta luego de conocerse la decisión, tiene que ver con el destino que tendrán los vehículos que salgan de la compañía. El panorama supone la saturación con miles de unidades en el mercado de los autos usados, lo que afectaría directamente los precios y perdidas a los vendedores vigentes. 

“El impacto de la Covid-19 en la demanda de viajes fue repentino y dramático, causando una disminución abrupta en los ingresos de la compañía y futuras reservas”, informó Hertz en el comunicado oficial que divulgó. Las dificultades financieras no serían nuevas, solo que el tiempo de pandemia fue el detonante. 

Por lo que respecta a las sedes y servicios que se prestan en continentes como Europa y Oceánica, Hertz continuará el desarrollo normal de sus actividades, sin descartar posibles ajustes relacionados a la reestructuración a la que se sometieron, pero sin confirmarse nada aún.