Opinión

Cara a Cara

El Deber Hace 12/23/2018 7:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

En un breve mensaje de fin de año, el presidente Evo Morales dijo a los bolivianos que “este es el mejor momento para renovar nuestros sueños, nuestros deseos... para relanzar grandes reivindicaciones por la paz, la felicidad, el progreso y la esperanza”. Por su parte, la Iglesia católica, a través de la Conferencia Episcopal, ha manifestado que, pese a las señales que desconciertan y preocupan en el actual contexto, es necesario no perder la esperanza y mantener la vigilancia para que nada ni nadie se robe la ‘Bolivia justa’. Aunque hastiados de tanto embuste, viviendo entre tensiones e incertidumbre, los ciudadanos de este país, digno de mejor suerte, por estas fechas intentaremos restaurar nuestra fe escuchando las campanitas y los villancicos de Navidad.

Un viejo conflicto por límites territoriales tiene enfrentadas a Montero y Warnes, dos progresistas y cada vez más influyentes ciudades norteñas. La manzana de la discordia es El Naranjal Don Bosco, donde viven 42 familias y de las que 16 tienen decidido pertenecer a Warnes mientras que Montero piensa en un referéndum para zanjar el problema. Lo más sensato e inteligente es agotar el diálogo entre autoridades de ambos municipios y provincias, en la búsqueda de una solución que preserve, por sobre todo, la pacífica convivencia entre vecinos de toda la vida. Es cuanto corresponde a buenos cruceños empeñados en forjar un porvenir de grandeza para sus pueblos.

Este lunes se producirá el cambio de mando en las FFAA y en la Policía nacional. Como en años anteriores, circulan rumores de fuertes pugnas entre grupos que objetan a quienes asumirán como nuevos jefes. El propio vicepresidente del Estado se ha referido a una ‘guerra interna’ por los cargos. En la entidad verde olivo ya no quieren “generales de escritorio” y por eso fue modificado el reglamento de ascensos para exigir a los aspirantes mayor experiencia y capacidad operativa. Dejando de lado sus frecuentes guiños al régimen de turno, militares y policías deben someterse únicamente a la CPE para el cumplimiento de sus específicas funciones. Es de esperar que así sea.