Escucha esta nota aquí

Los jugadores del plantel de Wilstermann son optimistas y esperan que próximamente se reinicie el torneo profesional, pero también aguardan que se cumpla con los protocolos de seguridad. De igual manera el equipo rojo interviene en la Copa Libertadores cuyo torneo volverá a la escena próximamente, según comunicó la Conmebol.

"Vemos que se jugará sin público, esto porque la gente se tiene que cuidar, ya que este virus no discrimina", declaró el jugador Moisés Villarroel, quien añadió que el retorno del campeonato en otros países genera una luz de esperanza para el fútbol boliviano, "uno extraña estar en las canchas, entrenar y jugar, esperemos que próximamente podamos volver a hacer lo que nos gusta, jugar al fútbol", comentó.

Villarroel se encuentra en la ciudad de Santa Cruz junto a sus familiares, él también cumple con el trabajo diario que envía el cuerpo técnico a sus celulares y después es controlado por vía Zoom, pero también realiza entrenamientos supervisados por el seleccionador nacional, cuyo cuerpo técnico aprovecha la paralización del campeonato local.

"No estamos de vacaciones, los entrenamientos continúan. Personalmente estoy aprovechando este tiempo para compartir con mi familia ya que una vez que comience el campeonato no habrá tiempo para estar con ellos. Los entrenadores nos recomiendan que no perdamos físico", añadió el futbolista quien jugó Preolímpico.