Escucha esta nota aquí

Alfredo Mendoza, uno de los médicos que atendió a los ocho futbolistas colombianos que fueron asistidos de emergencia en el hospital del Sur de Cochabamba, por contagio del Covid-19, informó que cinco de estos jóvenes fueron dados de alta el lunes y que se quedaron tres en dicho centro de salud porque esperan los resultados de la última prueba que les hicieron el martes.

“Los que fueron dados de alta deben cumplir con un aislamiento domiciliario de diez días. La próxima semana será visitados por una brigada de salud para que se les realice un control. Los otros tres siguen siendo evaluados y estamos a la espera que la última muestra dé negativo para también darle el alta médica”, dijo Mendoza, quien en la segunda semana de mayo fue el que recibió a estos deportistas, tras confirmarse que estaban contagiados por coronavirus

Steven Velandia es uno de los muchachos que continúan hospitalizados. Contó que están a la espera de los resultados de la última muestra que les hicieron y adelantó que lo más probable es que este jueves o viernes dejen el hospital.

“Lo que más queremos es volver con nuestras familias”, dijo Steven, quien informó que sus otros compañeros están hospedados y cumpliendo con una cuarentena vigilada en la casa del párroco de Quillacollo, David Cardozo, que los viene ayudando desde que fueron abandonados por falsos dirigentes del club Bata, que los estafaron y los trajeron de Colombia a la capital cochabambina a comienzo de marzo con la promesa de hacerlos jugar en la asociación local.

Steven dijo que gracias al aporte de compatriotas que viven en Bolivia, y que han hecho una colecta para comprarles boletos de avión, podrán retornar todos a Colombia aproximadamente el 15 de junio.

“Queremos volver a Colombia y continuar con nuestros sueños de jugar en el fútbol profesional. Esta mala experiencia no nos tiene que quitar la ilusión”, puntualizó Velandia.

Cabe informar, que de este grupo, que en total fueron nueve los que llegaron al país, pero uno de ellos no enfermó. Se trata de Nicolás Castro, quien retornó el martes a su país en un vuelo solidario.