Escucha esta nota aquí

Rolando Aramayo, miembro del comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), informó que de acuerdo al Estatuto, la Federación es la que lidera las negociaciones y el proceso que se debe cumplir con esta responsabilidad legal y económica.

Es evidente, entonces, que se viene una etapa de duras discusiones entre los clubes de la División Profesional y el comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) por los nuevos derechos de televisión.

El interés que hay en la mayoría de los 14 representativos del fútbol profesional boliviano es de negociar por su lado la renovación con la actual empresa (SportsTv Right) que ostenta los derechos hasta este año o con una nueva que proponga una cifra que llene sus expectativas económicas (se habla que hay una de algo más de 45 millones de dólares por los próximos cuatro años), originó una respuesta de Aramayo, quien sostiene que el comité ejecutivo de la FBF tiene “el poder total sobre sus miembros con el estatuto y reglamento, que fueron aprobados en el congreso que se realizó a fines de noviembre de 2019, en Tarija”.

El directivo se respalda en el artículo 85 del Estatuto de la FBF, que en el capítulo correspondiente (el tercero) informa que “el comité ejecutivo decidirá cómo y hasta qué punto se ejercen estos derechos, porque le da la facultad exclusiva de autorizar la distribución y comercialización de las imágenes, sonidos y los restantes derechos reconocidos”.

Con esta explicación, según Aramayo, los que manejan la FBF tienen la responsabilidad, en este tema, de llamar a una licitación para que las empresas interesadas presenten sus propuestas, que ya se hizo, pero por la cuarentena debió suspenderse.

“Básicamente hay un estatuto y nos guste o no debemos cumplirlo; además prevé cual es la forma de disponer los derechos de televisión. Ese estatuto lo hemos aprobado por unanimidad todos los actores del fútbol boliviano y estipula que lo que se recaude por los derechos de televisión es para la División Profesional”, respondió el directivo, según el diario Los Tiempos.

Cabe recordar, que hasta antes de la aprobación del actual Estatuto de la FBF, los clubes formaban parte de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (LFPB), ente autónomo que tenía la potestad para definir contratos sobre sus derechos de la televisación de sus campeonatos.

Hoy, los clubes están bajo la tutela del comité ejecutivo de la FBF, que tiene dos representantes como miembros de la División Profesional, que en este caso son Robert Blanco (vicepresidente) y Antonio Decormis (director).

Con esto, los directivos miembros de la División Profesional no pueden comercializar solos o por su cuenta el nuevo contrato de Tv, pues de hacerlos se exponen a sanciones de acuerdo al Código Disciplinario, que en su artículo 28 dice que quien “dictare resoluciones o dispusiere medidas en franca violación al Estatuto y Reglamento de la FBF u omitiere cumplir lo dispuesto en ellos será sancionado con suspensión de seis (6) meses a un (1) año.

¿Qué pasará?. Este jueves hay una reunión virtual de consejo superior, con la participación de los 14 clubes y todo el comité ejecutivo de la FBF.