Escucha esta nota aquí

Al coronavirus no hay que dejarle ni un espacio libre para que actúe. La limpieza es una de las principales armas en la lucha para erradicarlo. Se ha dicho que este virus no resiste a las altas temperaturas y, en el caso de la ropa, es bueno lavarla con agua caliente, arriba de los 60 grados, y jabón, para liquidarlo.

Pero hay prendas de vestir que son delicadas, que su tela no soporta ser lavada a altas temperaturas. Requieren otra forma de limpieza que sea igual eficaz para acabar con los gérmenes.

El médico infectólogo boliviano Juan Saavedra aconseja que dicha ropa sea lavada con agua natural, pero se le debe aumentar la cantidad de detergente. Para un buen lavado, sugiere dejarla en reposo un poco más, al menos media hora, para que penetre en los poros de la tela, donde posiblemente se pueden alojar los virus. 

Una vez concluido el lavado, la ropa debe ser tendida al sol hasta que quede completamente seca. Y complementar con un cuidadoso planchado para asegurar que ningún germen quede en la prenda de vestir.

En caso de que se trate de una persona infectada con coronavirus, la ropa de vestir y de la cama (sábana, cubrecama, fundas y cobijas) deben ser lavadas con más cuidado. Ahí, necesariamente se debe utilizar agua caliente (60 grados) y detergente. La persona que realice este trabajo lo debe hacer protegida con guantes de goma, mandil de hule y barbijo, pues le puede salpicar el agua que puede estar contaminada.

Una vez terminado este trabajo el agua debe irse por la alcantarilla sin pasar por otro lado. La persona que manipuló la ropa tiene que lavarse las manos con alcohol en gel o líquido, los guantes y mascarilla desechados y el mandil desinfectado, explicó el médico Juan Saavedra.

¿Por qué se debe usar jabón?

La temperatura no es el único factor que afecta a la integridad del virus. Los coronavirus se caracterizan por su estructura, en la que existe una capa de lípidos (grasa) que rodea la partícula viral. Esta envoltura es susceptible de ser desestabilizada y destruida con la acción de los detergentes, informó el bioquímico investigador Héctor Zamora Carreras al portal maldita.es, especializado en denunciar las 'fake news'.

Finalmente, se recomienda que para la limpieza de ropa de personas sanas o infectadas sean lavadas con detergentes, en ciclos largos para esperar que el jabón haga su efecto en la posible presencia de gérmenes. El secado al sol y planchado refuerzan la lucha contra el virus, al que no se le debe dejar ni un milímetro de espacio para que actúe.