Escucha esta nota aquí

La tasa de desempleo en Brasil aumentó a 12,6% en el trimestre febrero-abril y el país perdió 4,9 millones de puestos de trabajo, según cifras oficiales que empiezan a mostrar los efectos de la crisis del nuevo coronavirus.

Comparada con el trimestre anterior, noviembre-enero (11,2%), la tasa de desempleo registró un aumento de 1,4 puntos porcentuales, informó hoy jueves el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

"Un indicador que refleja los efectos de la pandemia de Covid-19 en el mercado de trabajo, la población ocupada, tuvo una caída récord de 5,2% en relación al trimestre culminado en enero, representando una pérdida de 4,9 millones de puestos de trabajo, que fueron reducidos a 89,2 millones", indicó el IBGE en un comunicado. 

La pérdida de empleos se produjo tanto en el sector formal como informal, y en siete de las diez actividades económicas analizadas por el instituto. 

Resultaron especialmente afectados el comercio (-1,2 millones de puestos), la construcción (-885.000) y los servicios domésticos (-727.000). 

"Varias familias pueden haber dispensado a sus trabajadores domésticos en función del aislamiento. Es una caída bastante acentuada" en ese sector, señaló Adriana Beringuy, analista del IBGE. 

En total, 12,8 millones de brasileños estaban buscando empleo entre febrero y abril. 

Brasil registró asimismo un número récord de 5 millones de "desalentados", es decir, personas que por algún motivo dejaron de buscar trabajo.

"Son aquellos que, por ejemplo, no buscan más empleo porque no tienen calificación suficiente o porque son considerados demasiado jóvenes o demasiado viejos, o porque no había trabajo en la localidad o región donde viven. Ese desaliento aumentó bastante", afirmó Beringuy. 

Brasil, con 210 millones de habitantes, superó el miércoles la marca de 25.000 fallecidos por el nuevo coronavirus y totaliza más de 400.000 contagios

Aunque de forma despareja, varios estados y capitales del país han impuesto desde marzo restricciones para contener la propagación del virus, como el cierre de escuelas, comercios no esenciales y otros servicios.

El gobierno estima que el PIB de Brasil (que representa un tercio del de toda América Latina) retrocederá 4,7% en 2020, en la que sería su peor recesión anual en por lo menos 120 años.