Escucha esta nota aquí

Personal técnico de la Gobernación de Santa Cruz se desplazó hasta las zonas productivas de las tres provincias de los Valles cruceños (Vallegrande, Caballero y Florida) para evaluar y establecer, in situ, los perjuicios que dejó a su paso la helada registrada el fin de semana en cultivos de papa, maíz, hortalizas y pastura para el ganado vacuno. 

A decir del secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación, Luis Alberto Alpire, la misión de los técnicos es 'levantar' un diagnóstico de la situación del área de producción afectada por el fenómeno climatológico, para posteriormente establecer la gestión de ayuda a los agricultores que perdieron cultivos. 

“Cuantificarán el grado de afectación, con exactitud, de los cultivos en los municipios de Vallegrande, Postrervalle, Quirusillas y Pampagrande que, por ahora, sintieron el castigo de las heladas. Estimamos que de a 15 a 20 días se tengan los resultados del trabajo”, puntualizó Alpire.

Si bien el termómetro marcó temperaturas por debajo de cero, Alpire aseguró que el impacto en la producción es mínimo y que la seguridad alimentaria de la población cruceña no corre riesgo. “El productor de la zona sabe que en la época de frío no debe sembrar a gran escala por la amenaza de helada, por eso los daños en los cultivos son mínimos”, refirió, al agregar que el área cultivada en los Valles cruceños alcanza a 40.000 hectáreas, de las que 13.500 disponen de riego.

En sintonía con Alpire, desde de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Edilberto Osinaga, dijo que el ciclo de heladas se adelantó en los municipios de los Valles cruceños, pero que de ninguna manera está comprometida la provisión de alimentos en Santa Cruz, mercado final de la producción de esa zona.

En la presente jornada se conoció que en la comunidad Tierras Nuevas, del muncipio de Postrervalle volvió a caer helada y ‘quemó’ pasturas naturales que son la fuente alimenticia del ganado vacuno de la zona. Ganaderos anticipan falta de forraje en los meses de julio y agosto.