Escucha esta nota aquí

El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, defendió a sus administradores de salud ante acusaciones de corrupción en la adquisición de equipamiento y material hospitalario y atribuyó a sus enemigos políticos envidia por sus resultados en la lucha contra el Covid-19.

"¿Sabés por qué te atacan, ministro? Porque muchos creen que vas a ser candidato a Presidente de la República, porque nadie puede creer que un burócrata público tenga 98% de aceptación de la ciudadanía", dijo el jefe de Estado en un acto público este jueves.

El mandatario aludió así a su ministro de Salud, Julio Mazzoleni, acusado de otorgar una concesión irregular a dos empresas para la provisión de materiales hospitalarios por valor de unos 14 millones de dólares.

Mazzoleni "es responsable de las licitaciones amañadas por acción u omisión", dijo el senador Víctor Ríos, perteneciente al opositor Partido Liberal.

El Gobierno resolvió dejar sin efecto la licitación en cuestión tras publicaciones de prensa que denunciaron la irregularidad. La fiscalía investiga a las empresas proveedoras y a siete funcionarios de Salud.

"Que se vayan presos. No vamos a apañar a nadie (...) pero para eso está la justicia que debe actuar con libertad, independencia y coraje", subrayó Abdo tras indicar que el caso ya está en los tribunales.

"En todo el mundo hay problemas en los procesos de compras", dijo el presidente, que en tono exaltado remarcó que su gobierno "es atacado en realidad por envidia" ante sus buenos resultados en la lucha contra la pandemia.

Paraguay, con 7 millones de habitantes, registra 900 casos de coronavirus, ente ellos 11 muertos, desde que se reportó el primer contagio el 7 de marzo.

Su vecino Brasil, con el que comparte 700 km de frontera en el noreste y cuenta con 210 millones de habitantes, registra casi 412.000 contagios y araña las 25.600 muertes.

Argentina, con el que comparte 800 km de límites en el suroeste y cuenta con 44,5 millones de habitantes, registra 14.000 casos y 500 muertes.

"Paraguay esta siendo ejemplo en el mundo aunque nosotros nos encargamos de destruirnos", dijo Abdo en alusión a las críticas de los opositores, que "están esperando que esta cuarentena se desborde para atacar al Gobierno. En Paraguay, el éxito no se perdona".