Escucha esta nota aquí

Decenas de mujeres celebraron este jueves frente al Congreso argentino el 15.º aniversario del primer proyecto de aborto legal y gratuito, con sus típicos pañuelos verdes como mascarillas y guardando distancia por la pandemia del coronavirus.

El 'Pañuelazo' verde tuvo su epicentro callejero en Buenos Aires, pero millares de activistas de organizaciones de mujeres y feministas se plegaron por las redes sociales con mensajes, manifestaciones virtuales y canciones desde los hogares.

Pancartas con la leyenda "¡Aborto Legal Ya!" fueron levantadas frente al edificio del Parlamento, mientras las militantes confían en el pronto ingreso de la nueva iniciativa que prometió enviar el presidente peronista Alberto Fernández en su discurso ante la Asamblea Legislativa el 1 de marzo.

Los actos del jueves se realizaron en el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. La primera vez que un grupo de pioneras presentó la iniciativa ante el Congreso fue el 28 de mayo de 2005.

El movimiento fue creciendo con el tiempo hasta alcanzar su apogeo con multitudinarias movilizaciones y fuerte apoyo en las encuestas en 2018.

Hace dos años pudo ser debatida por primera vez la ley, que fue aprobada en la Cámara de Diputados pero naufragó en el Senado, frente a la presión de la Iglesia católica y entidades evangelistas, en el país natal del papa Francisco.

El expresidente liberal Mauricio Macri (2015-2019) dijo en aquel entonces que se reservaba la opinión, pero los bloques macristas votaron mayoritariamente en contra.

En la campaña electoral, Macri se pronunció en contra del aborto, apoyado por el movimiento de los "pañuelos celestes" antiabortistas.

"Enviaremos una ley que legalice el aborto en el tiempo inicial del embarazo y permita a las mujeres acceder al sistema de salud cuando tomen la decisión de abortar", dijo Fernández el 1 de marzo.

La pandemia del coronavirus que ha causado 501 muertes, sobre casi 14.000 casos y 4.167 recuperaciones, paralizó después la actividad parlamentaria que solo pudo volver con sesiones remotas y limitadas a medidas sanitarias y de ayuda económico-social.

La Interrupción Legal del Embarazo (ILE) solo está autorizada en el caso de violación o peligro de vida para la mujer.

Millares de abortos se practican cada año de manera clandestina, con un desenlace de muerte en decenas de casos, según organizaciones feministas.