Escucha esta nota aquí

Las elecciones generales están camino a sufrir una segunda postergación en este año. Dos candidatos a la Presidencia y dos a la Vicepresidencia coincidieron, por separado, en que no existen las condiciones sanitarias en el país para celebrar los comicios el domingo 3 de agosto, como establece la Ley de Postergación de las Elecciones aprobada y promulgada por la Asamblea Legislativa Plurinacional. En el oficialismo estiman que la votación se podría realizar entre septiembre y octubre de este 2020.

Los políticos, siguiendo la línea fijada el jueves por la Conferencia Episcopal Boliviana, aseguran que no se puede convocar a los ciudadanos a emitir su voto cuando el país enfrenta la pandemia del coronavirus. Hasta la noche del viernes 29/05 las autoridades de Salud reportaron 8.731 personas infectadas por Covid-19 en todo el territorio nacional, de las cuales 293 perdieron la vida.

Inicialmente, las elecciones generales estaban convocadas para el domingo 3 de mayo. Sin embargo, el 21 de marzo el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, anunció la suspensión del proceso debido a la emergencia sanitaria decretada por la presidenta Jeanine Áñez, después de que se conocieran los primeros casos de coronavirus en el país. Este jueves (28) se emitió un decreto que flexibiliza la cuarentena a partir del 1 de junio.

Posiciones

El candidato Samuel Doria Medina, compañero de fórmula de la presidenta Jeanine Áñez, dijo que hay que seguir la línea trazada por la Iglesia católica, en la que establece que lo importante es la preservación de la vida, y que las elecciones no son prioritarias en estos momentos de crisis sanitaria.

De acuerdo con una encuesta publicada a mediados de mayo, siete de cada 10 ciudadanos estaban preocupados por los ingresos económicos, el 60% temía contagiarse con el coronavirus, mientras que solo el 3% pensaba en las elecciones presidenciales.

Está claro que las elecciones se tienen que celebrar en 2020, pero su fecha depende de cómo se administre la pandemia. La segunda quincena de julio se podría activar el calendario electoral. Las elecciones podrían celebrarse en septiembre u octubre, pero debería aprobarse otra ley. No depende de los partidos ni del TSE, depende del comportamiento de la pandemia”, señaló Doria Medina.

Luis Fernando Camacho, postulante a la Presidencia por la alianza Creemos, calificó como “inhumano” salir a pedir el votos a los ciudadanos cuando la mayoría está pensando en cómo llevar el pan de cada día a su casa, que está preocupada en mantener su fuente de trabajo y de cómo evitar el contagio del Covid-19.

“Estamos en una situación de emergencia y las autoridades deberían concentrarse en garantizar la salud de los ciudadanos. El periodo de cuarentena tenía dos fases, el aislamiento para evitar contagios y el equipamiento del sistema de salud en Bolivia, lamentablemente el pueblo sufrió para dar la posibilidad al Gobierno de que cumpla su objetivo, pero nos robaron”, afirmó Camacho.

El líder de Creemos se refería al escándalo que surgió la semana pasada cuando se estableció que el Gobierno adquirió 170 ventiladores pulmonares en España con un presunto sobreprecio de $us 3 millones. En la operación participaron tres empresas intermediarias. Por este caso se encuentran detenidos el exministro de Salud Marcelo Navajas y otras dos personas vinculadas con esa dependencia del Estado.

Camacho también cuestionó que el Gobierno destine $us 50 millones en promocionar la gestión de la presidenta-candidata Jeanine Áñez, cuando estos recursos deberían destinarse a la adquisición de equipos de bioseguridad para el personal de los hospitales y a la compra de aparatos médicos que sirvan para salvar la vida de los bolivianos.

En ese sentido, Doria Medina respondió que se debe destacar la actuación “oportuna” de la presidenta Áñez, que instruyó la investigación del caso y se produjo la detención de algunos funcionarios, incluyendo al ministro de Salud. “En los Gobiernos hay errores, porque son personas y se equivocan, pero lo importante es corregir”, retrucó el candidato de Juntos.

Por su lado, el expresidente y postulante por Alianza 21, Jorge Quiroga, espera que el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) actúe en consecuencia para preservar el derecho a la vida y apruebe el recurso abstracto presentado por un grupo de parlamentarios para que se posterguen las elecciones.

“El coronavirus está dominando todo el quehacer internacional, nacional y local, no cabe duda. La forma de evitar la propagación del virus es el distanciamiento físico. Por definición, la elección es el acto de mayor concentración de personas en un país. Son más de 7 millones de ciudadanos que acuden a los centros de votación en Bolivia, por lo tanto, son altísimas las posibilidades de contagio”, señaló Quiroga.

En criterio de Tuto, como es conocido el candidato de Alianza 21, la convocatoria a elecciones en medio de la pandemia responde a un plan de Evo Morales para impulsar la vuelta del MAS al poder.

Explicó que la estrategia fue planteada sobre tres bases: La primera, que el temor de los ciudadanos en contagiarse con el virus disminuirá la presencia de electores, principalmente en los centros urbanos del eje central donde el MAS tiene rechazo. La segunda, si la votación se produce en medio de la pandemia, existen menos posibilidades de que organismos internacionales envíen observadores. Con esto evitarán la fiscalización y las auditorías, como ocurrió en octubre de 2019, cuando se detectó el fraude en los comicios. Tercero, Evo Morales mantendría su “ego” de continuar como el presidente elegido con más votos en Bolivia.

Por su lado, el candidato a la Vicepresidencia por Comunidad Ciudadana, Gustavo Pedraza, afirmó que las elecciones o cualquier otra decisión que se asuma en los próximos días en el campo político dependerá de la forma en cómo se administre la pandemia en el país.

“Es como cuando los Estados van a la guerra. El conflicto condiciona todo, en cuándo invertir, cómo moverse y qué hacer en determinado momento. Un análisis correcto de que pueda pasar en el futuro será determinado por la gestión y el desenlace de la crisis sanitaria. Todos están pensando en no contagiarse, en cuidar a sus familiares y mantenerse sanos. La elección depende de lo que ocurra en el campo sanitario”, insistió el compañero de fórmula de Carlos Mesa.

Consultada, la exministra de Comunicación en el Gobierno del MAS, Marianela Paco, admitió que la celebración de las elecciones está condicionada a la forma cómo se administre la pandemia.

Paco, que habló en su condición de exministra, dijo que es oportunidad de evaluar la gestión del Gobierno que instruyó la cuarentena para permitir la dotación de insumos y de equipos en los centros hospitalarios, pero no se logró el objetivo. “Las personas hicieron un gran sacrificio quedándose en casa, pero no hubo reactivos, no se crearon centros de aislamientos y los 170 equipos que llegaron al país estaban con sobreprecio y no servían para terapia intensiva”, dijo.

Además, cuestionó al Tribunal Supremo Electoral por no habilitar el calendario electoral suspendido desde el 21 de marzo, a pesar de que existe la ley que establece la nueva fecha de las elecciones. Según Paco, ningún derecho se sobrepone a otro, peor ahora cuando el Gobierno transitorio no ha hecho nada por preservar la vida de los ciudadanos.

“Si hay un Gobierno que te expone a la muerte porque no hace gestión o es negligente, qué razón hay para postergar las elecciones. Existe una utilización perversa del Covid-19 para prorrogarse en el poder de manera impune”, aseguró Paco.

Doria Medina aseguró que al inicio de la pandemia en el país solo existía un solo laboratorio para hacer los test del coronavirus, pero ahora existen 20 en toda Bolivia, incluyendo los privados.

"Si el MAS se hubiera preocupado por la salud, tendríamos centros hospitalarios equipados. Hicimos grandes esfuerzos para atender esta pandemia", retrucó el candidato vicepresidencial de Juntos.

Por su parte, el presidente del TSE, Salvador Romero, declaró este viernes a un medio paceño que mientras el Tribunal Constitucional Plurinacional no se pronuncie sobre el recurso abstracto, se mantiene la fecha de los comicios para el 3 de agosto.