Escucha esta nota aquí


China no reaccionó el sábado a los anuncios del presidente estadounidense Donald Trump sobre el gigante asiático en un contexto de tensiones, mientras que la prensa de Pekín hacía hincapié en la violencia en Minneapolis.

El viernes, el presidente de Estados Unidos anunció, en tono firme, pero sin dar detalles, que el país suspendería la entrada en su territorio de ciudadanos chinos que pudieran representar un "riesgo" para la seguridad del país.

Trump también pidió a su administración que ponga fin a las exenciones concedidas a Hong Kong en el marco de su relación especial con Estados Unidos, para denunciar una ley controvertida sobre la seguridad nacional que Pekín quiere imponer en este territorio autónomo.

Estos anuncios se producen en un clima explosivo con Pekín, regularmente acusado por el presidente estadounidense de ser responsable de la propagación en el planeta del nuevo coronavirus.

China no hizo ningún comentario de inmediato. Tampoco el ministerio de Asuntos Exteriores, que la AFP contactó.

El diario nacionalista Global Times criticaba por su parte "una conferencia de prensa llena de mentiras" sobre Hong Kong, en un editorial publicado en chino y en inglés.

El periódico era uno de los pocos que se centraba en el tema, mientras que la mayoría de los medios oficiales se focalizaban en la violencia en Minneapolis en Estados Unidos, tras la muerte de un hombre negro durante su detención esta semana.

La televisión pública CCTV dedicó la apertura y gran parte de su emisión del sábado por la tarde a este tema.

La agencia estatal Xinhua, por su parte, insistía en "la división racial que sigue desgarrando a la sociedad estadounidense".

Sin embargo, en la red social Weibo, las restricciones de visado para los estudiantes chinos anunciadas por Donald Trump causaron revuelo.

"La fuerza de Estados Unidos viene del encanto que atrae a los talentos, y tarde o temprano sufrirán", afirmó un usuario. "Hoy en día, nadie quiere ir a Estados Unidos", comentó otro.

En su intervención, el presidente de Estados Unidos no dio detalles sobre el alcance exacto de esta decisión y sobre el número de estudiantes que podrían verse afectados.