Escucha esta nota aquí

Llegó al borde del abismo, pero que como él afirmó: “Dios me salvó y me hizo nacer de nuevo”. Fueron 33 días de estar internado en la clínica Santa María, luchando para superar el coronavirus. Todo lo sufrido, el expesista y poseedor de varios récords nacionales, Pedro Satt Razuk, de 57 años, lo relató en un vídeo que subió a su cuenta de Facebook, donde le llovieron los mensajes de apoyo.

“Tuve tos, molestia en la garganta, neumonía y bajé 18 kilos. Pensaba que era mi fin, pero Dios me devolvió la vida”, afirmó el excampeón nacional y local, además de medallista en los Juegos Bolivarianos. El sufrimiento y los males que tuvo lo llevó a pensar que eran sus últimos momentos de vida. “Bajé bastante de peso, pues cuando tenía los primeros síntomas estaba en los 133 kilos”, afirmó.

Al ir contando lo vivido, Satt se quiebra por momentos, pero luego continúa y afirma: “Creía que era un hombre fuerte, pero…el virus es realmente fuerte”. Por la fiebre y la ampollas que tenía en la boca no podía ni lavarse los dientes. “Recién hace dos semanas que logré lavarme los dientes. Me faltaba aire y por ello me pusieron oxígeno”, aseguró el deportista, que logró sumar 14 títulos nacionales y 500 récords en su carrera.

Uno de los aspectos que destaca es que, al no ser un fumador, su cuerpo resistió lo embates de la enfermedad. “Gracias a Dios nunca fumé y eso me ayudó”, explicó Satt, que el viernes dejó la clínica para seguir un tratamiento de 14 días en casa.  

Sus consejos

Satt también valoró el hecho de haber recurrido rápidamente a un centro hospitalario, pues consideró que por ello está contando el drama que vivió. “No esperen estar mal para ir a un médico, al primer síntoma háganse ver”, sostuvo.

Agrega que si tienen los síntomas del Covid-19 no esperen a que salgan los resultados de los análisis para seguir un tratamiento. “Los resultados tardan en llegar diez días (demasiado tiempo para esperar)”, concluyó.