Escucha esta nota aquí

El jefe nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Pietro, en una entrevista en el programa Qué semana, de EL DEBER Radio, manifestó que a casi tres meses del ingreso del coronavirus al país, la situación epidemiológica se mantiene bajo control, aunque reconoció que la flexibilización de la cuarentena en las ciudades capitales pude dar lugar a una explosión de casos si las autoridades no toman medidas para mitigar la expansión del virus.

A partir del próximo lunes (1 de junio) el país ingresa a una cuarentena dinámica, aunque Santa Cruz ha decido mantener las medidas duras ante el incremento acelerado de casos, porque concentra 5.946 contagios de los 8.731 registrados en el país y duplica sus casos cada ocho días.

La autoridad sanitaria dijo que preocupa especialmente Trinidad y Montero, que avanzan hacia una epidemia en expansión que puede llegar a ser explosiva, mientras que la ciudad de Santa Cruz ocupa el tercer lugar en el orden de atención debido a la expansión del virus en las últimas semanas.

 “Desde la óptica bioestadística y epidemiología estamos todavía en una situación de prevención y control; sin embargo, dos localidades específicas, Trinidad y Montero, nos están llevando aceleradamente a una epidemia en expansión que puede llegar a ser explosiva, eso por un lado. Y por otro, la amenaza que tenemos sobre nosotros al tener la cuarentena flexible de ciudades, como La Paz, El Alto, Santa Cruz y Cochabamba, que pudieran iniciar una epidemia acelerada y posiblemente hasta explosiva, tendrían que merecer un esfuerzo mucho más grande de la población y, sobre todo, de las autoridades para evitar una catástrofe como ha ocurrido en Perú, Ecuador, Italia y España”, indicó Prieto.

El epidemiólogo también aseguró que la letalidad  del virus depende más de las acciones de prevención y control que de la propia virulencia del virus, lo cual ha quedado demostrado en Santa Cruz, Beni y La Paz, que tienen tres realidades distintas. 

Santa Cruz tiene la incidencia de casos más alta, pero la tasa de letalidad más baja del país. Esto se debe a que hubo detección temprana, mientras que Beni no tuvo una detección temprana y los contagios se diseminaron por toda la población, por lo que su letalidad es alta. En el caso de La Paz, no solo tuvo detección temprana, sino que también tomó medidas radicales con respecto al aislamiento, lo que permitió cortar la transmisión.

Reparó en que el coronavirus se está expandiendo en lugares donde se piensa que el virus no es real y la gente no toma las medidas de prevención necesarias, como fue el caso de Montero, Warnes y Patacamaya, sin tomar en cuenta que un afectado puede contagiar hasta cuatro miembros de su entorno familiar si no se cuida. “Una persona puede contagiar a cuatro y toda la familia puede ser contagiada y ahí el virus se propagaba irremediable”, insistió.

La educación es la base de la batalla

La autoridad de salud añadió que la cuarentena ha ayudado a ralentizar la epidemia y destacó que el 80% de la población cumplió estrictamente esta medida y si no lo hubiera hecho “la epidemia alcanzaba niveles explosivos y estaríamos llegando a los 20.000 casos”.

Aseguró que el mayor reto para hacer frente al coronavirus es la educación ciudadana. “Yo presenté anoche unos gráficos de algunos países que han tenido éxito al levantar la cuarentena rígida que está basada en la cultura de los pueblos. Por ejemplo, Uruguay está sin cuarentena y tiene una incidencia mejor que la nuestra, pero también es uno de los países más cultos de América”, agregó.

Las pruebas

El jefe de Epidemiología informó también que actualmente se están procesando más de 1.000 pruebas de coronavirus diarias, siendo el Cenetrop el principal laboratorio del país, con 600 y 700 pruebas diarias. Asimismo, comunicó  que llegaron reactivos para 10.000 pruebas de PCR y  que se contará con pruebas rápidas de alta confiabilidad.