Escucha esta nota aquí

Conscientes de que la flexibilización de la cuarentena por el Covid-19 ha sido aplicada por presión estrictamente económica, el presidente de la Sociedad Científica del Colegio Médico Departamental de La Paz, Ricardo Landívar, expresó su temor por un colapso que pueda ocurrir después del lunes 1 de junio, porque el departamento no tiene las condiciones para una atención masiva de casos.

“La presión de la población que vive día a día del sustento económico, del comercio informal, ha hecho que esta flexibilización o cuarentena dinámica se dé en estos días. Pero seguimos pensando que nuestro país, al no contar con una infraestructura hospitalaria, al no tener recursos humanos, al no tener insumos que satisfagan a la población, estaría entrando a un problema mayúsculo si esto se desborda y la próxima semana, tengamos hospitales colapsados con gran cantidad de personas infectadas. Habrá que esperar lo que sucede con mucho temor”, manifestó Landívar.

La flexibilización

Según el Decreto Supremo 4245, a partir de las 00:00 horas del día lunes 1 de junio de 2020, se levanta la declaratoria de emergencia por la pandemia del coronavirus y se inician las tareas de mitigación para la ejecución de los planes de contingencia por la pandemia de las Entidades territoriales Autonómas (ETAs).

Se prevé la continuidad de la cuarentena nacional, condicionada y dinámica hasta el 30 de junio de 2020, según las condiciones de riesgo en las jurisdicciones de las ETAs. Se mantiene el cierre de fronteras aéreas, terrestres, fluviales y lacustres; la suspensión de vuelos internacionales; la suspensión temporal de clases presenciales en todos los niveles y modalidades educativas; la suspensión de eventos públicos; suspensión del funcionamiento de actividades culturales; deportivas, incluyendo gimnasios; festivos; políticos y todo tipo de reunión que genere aglomeración de personas; entre otras medidas.

De lo que se carece

El presidente de la Sociedad Científica, añadió que en el país, no se están haciendo pruebas rápidas ni PCR para tener un diagnóstico fidedigno de casos confirmados con Covid-19. “Si las tuviéramos, podríamos determinar cómo va la curva epidemiológica. Al no contar con estos datos importantes para ver si estamos en ascenso o descendiendo, la cuarentena dinámica nos pone en un dilema muy grade”, aseguró.

Otra de las fallas es la falta de conciencia de la gente que está saliendo masivamente de sus casas desde hace una semana, sin cumplir con las normativas de cuidarse y cuidar a los demás, con el uso de barbijo, evitar las aglomeraciones, “que son tan importantes, como una vacuna”.

“Es por eso que es un dilema, porque profesionales en salud y como Comité Científico, tendríamos que estar esperando cómo va a ser el ascenso o descenso de la curva en estas dos semanas que vienen y que son importantes para el país. Pero por toda la información que tenemos de otros países, en muchos ha recrudecido la pandemia, al iniciarse una flexibilización”, advirtió.

Avalancha

En este sentido, Landívar declaró a EL DEBER que, si bien esta flexibilización servirá para mejorar la parte económica de la población, en la salud se va a llegar a tocar un punto muy delicado  que es nuestro precario sistema de salud.

“En otros países que tienen un mejor sistema de salud, con buena infraestructura, pueden enfrentar una avalancha de pacientes. En cambio, en nuestro país, no contamos con un sistema eficiente. Sería muy difícil enfrentar una avalancha de casos de infección y ese es el temor que tenemos como Colegio Médico, los profesionales en salud y el Comité Científico”, subrayó Landívar.