Escucha esta nota aquí


La Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, tercer lugar santo en importancia del islam y primero fuera de Arabia Saudita, abrió sus puertas este domingo tras dos meses cerrada por la pandemia del nuevo coronavirus.

Poco después de las 3:00 (00:00 GMT), los primeros fieles, con el rostro cubierto por mascarillas, pudieron entrar en el recinto de la Explanada situada en la ciudad vieja de Jerusalén, para participar en la primera oración del día, constató una periodista de la AFP.

Decenas de fieles entraron cantando "Dios es grande, protegeremos al Aqsa con nuestra alma y nuestra sangre" y fueron recibidos por el director de la mezquita Al Aqsa, Omar Kiswani, que los felicitó por su paciencia.

Conocido como Haram al-Sharif -"Noble santuario"- por los musulmanes y Monte del Templo por los judíos, la Explanada de las Mezquitas alberga el Domo de la Roca y la mezquita Al Aqsa, que está administrada por el Waqf de Jerusalén, un organismo dependiente de Jordania.

El Domo de la Roca y la Mezquita Al Aqsa también abrieron a los fieles el domingo por la mañana tras haber permanecido cerrados desde mediados de marzo por las autoridades religiosas en el marco de las medidas sanitarias para frenar la propagación del nuevo coronavirus en Jerusalén, ciudad disputada, cuya parte oriental está ocupada y anexada por Israel desde 1967.

En total, Israel registró más de 17.000 casos de nuevo coronavirus en su población de cerca de nueve millones de personas y 284 muertos. En el lado palestino, se confirmaron menos de 500 casos en Cisjordania y Gaza y 3 muertos para una población de cinco millones de habitantes.