Escucha esta nota aquí

"Abandonaré el ritual agotado de las temporadas y los desfiles para recobrar una nueva cadencia, más próxima a mi vocación expresiva”: con esas palabras Alessandro Michele, director creativo de Gucci, anunció que la casa de moda dejará de respetar el criterio estacional de cinco shows al año.

Su voz se sumó a la de Giorgio Armani, que en febrero, durante la Milan Fashion Week sin público, hizo una fuerte crítica del sector: “Estoy cansado de que me pregunten por las tendencias del momento. Las tendencias no son nada, no deben existir. La cosa más importante es vestir a las mujeres hoy evitando el ridículo, no discutir ‘qué cosa está de moda’. Dejemos de ser víctimas de este sistema”. También Saint-Laurent asumió una postura similar.

Gucci tendrá entonces dos colecciones anuales, sin temporadas, a partir de ahora mismo: no hay planes para un desfile en septiembre, como solía hacerse. La importancia del anuncio radica en que una de las marcas más poderosas de la moda impulsa un cambio para que el sistema sea más eficiente y menos derrochador.

La firma italiana tiene el poder suficiente como para impulsar un movimiento que diseñadores independientes y pequeñas marcas han propuesto muchas veces. Con ingresos de € 9.600 millones en 2019 (casi $us 10.670) deja muy atrás a Saint Laurent y Bottega Veneta, los otros grandes nombres del grupo de bienes de lujo Kering, del que forma parte. Pero sobre todo su peso, desde que Michele asumió la dirección creativa hace cinco años, ha sido cultural y social, como una voz progresista en la pasarela.


Ver esta publicación en Instagram

6/6 • A line of @alessandro_michele’s diary, ‘In the Throes of What is Missing’ written on May 16, 2020: “Now that we are still apart, my love for fashion burns. Our species, after all, is like that: we love like crazy in the throes of what is missing.” Read #AlessandroMichele’s diary entries from the past few months through link in bio.

Una publicación compartida de Gucci (@gucci) el