Escucha esta nota aquí


Santa Cruz cerró este sábado con 596 nuevos infectados de coronavirus, lo que demuestra que el departamento empieza a sentir el lado más duro de la pandenia, aunque "lo peor" puede venir a medidos de junio si es que no hace "un esfuerzo común" para afrontar esta oleada de casos, advirtió este domingo la alcaldesa de Santa Cruz, Angélica Sosa.

La autoridad municipal cree que la región todavía puede hacer frente a esta amenaza, pero hace falta  un compromiso individual en el cumplimiento de la cuarentena para acompañar el esfuerzo de las autoridades en los planes de contención del virus. En este marco, la Alcaldía se fijó un plazo de diez días para ampliar la capacidad hospitalaria de la cuidad capital, con la incorporación de 300 nuevas camas en el segundo nivel de atención hospitalaria. Además, contempla la asignación de más espacios en los albergues de aislamiento y la consulta virtual.

Desde el programa Primero La Verdad, de Bolivia TV, la alcaldesa Sosa recordó que las proyecciones municipales estimaban que si levantaba la cuarentena, el próximo 18 de junio el departamento alcanzaría los 15.875 casos positivos, 1.955 hospitalizados y 1.183 fallecidos. “Yo sé que hay mucha necesidad (…), pero requerimos de un esfuerzo individual, (la prevención) empieza por mi persona, por mi núcleo familiar, por lo que le diga a mis hijos (…) ¿Qué quiero decir?, que si no retrocedemos y si no hacemos un esfuerzo común este 18 de junio se nos viene lo peor y no queremos que pase eso en Santa Cruz, queremos que la curva, que la hemos mantenido horizontal, siga así”, insistió Sosa.

De hecho, el mapa de las zonas calientes de la ciudad muestra que el virus ha penetrado prácticamente en todas las áreas urbanas. Son 96 zonas que aparecen en el mapa, con colores que van desde el amarillo bajo hasta marrón intenso, que muestran las unidades vecinales con casos positivos de coronavirus. 

Para Sosa la semana que inicia este lunes es vital para “demostrar que Santa Cruz puede frenar este contagio. "Si no hay una conciencia ciudadana, ¿qué va a pasar?, va a colapsar el sistema hospitalario y no queremos llegar a eso", advirtió la alcaldesa.

La burgomaestre de la ciudad agregó que Santa Cruz  trabajará sola en la implementación de un plan de contención, que contempla la habilitación de 300 camas para la atención de pacientes de coronavirus en hospitales de segundo nivel, la ampliación de los albergues para afectados que no precisan internación, para lo cual la comuna está contratando 1.000 funcionarios. 

El plan
Las primeras 70 camas, de las 300 de internación anunciadas, empezarán a funcionar este lunes en el centro integral del barrio El Tatú, ubicado en la Villa Primero de Mayo. El hospital ya cuenta con el personal médico y el equipamiento necesario.

El secretario municipal de Equipamiento Social, Roberto Áñez, informó de que este sábado se habilitó el cuarto albergue de aislamiento en el barrio Alto San Pedro, con 90 camas. Además, hasta el próximo miércoles se tiene previsto sumar otras 300 camas en los distritos 12 y 13, con lo que el municipio cruceño completará las 850 camas de asistencia a afectados asintomáticos o con síntomas leves.