Escucha esta nota aquí

Cinco enormes perros están en medio de todo. El 25 de mayo, ante la denuncia de vecinos y la viralización de imágenes de los canes en piel y huesos, personal municipal de Zoonosis se apersonó en un lote del barrio Equipetrol para evaluar la situación.

Luego de hablar con el dueño, acordaron que Zoonosis se haría cargo de ellos desde ese momento. Los animalistas no quedaron satisfechos, no confían en la labor de Zoonosis y temen por la supervivencia de los animales, que estaban en mal estado.

"La foto de la denuncia habla por sí sola, ahí se evidencia el mal estado de los perros y además en el grupo tenemos dos vecinas, se hicieron presentes la primera vez que fue Zoonosis a ver lo que pasaba. Después volvieron a tomar muestras de sangre al perro y mostraron que dos estaban muy mal, incluso con necesidad de transfusión. Luego Baldelomar (Marco Daniel, director de Zoonosis), cuando el asunto se volvió más grande minimizó todo y dijo que no están en estado crítico", explicó Johana Jessen, una de las ocho rescatistas que pide la custodia de los animales para su curación.

Según Jessen, para este cometido tienen lo necesario, un refugio con personería, y otro sin personería, según requerimientos de la Alcaldía. "Queremos traerlos al refugio, no sabemos si les dan de comer, o su medicina o agua, hace un mes ha muerto una perra de sed. Allá nunca se van a recuperar. Queremos que nos los entreguen y si quieren que nos fiscalicen, que vayan y miren el refugio, estamos dispuestos a lo que quieran, ellos mandan", dijo.

Según Jessen, cuando un animal cae en manos se Zoonosis pasa a un segundo maltratador, no a un salvador. "A pesar de tener veterinarios en Zoonosis no son capaces de atender a los animales. El terror de los rescatistas es que un caso llegue a Zoonosis, al menos a un dueño, con presión logras que te entregue al perro, pero a Zoonosis nadie le quita a los animales, son juez y parte. El animal que entra ahí es a cumplir sentencia de muerte, pasa del fuego a las brasas y los vecinos creen que hacen bien al llamar a Zoonosis. Creemos que negocian con los animales de raza", opinó Jessen.

El DEBER se comunicó con Marco Baldelomar, director de Zoonosis, para saber de los cinco animales y de su postura ante el pedido de los rescatistas. "Estamos siguiendo los protocolos correspondientes, tienen que ponerse en mi lugar, nosotros como Alcaldía no podemos ir y atender una denuncia de unos perritos abandonados e ir a sacarlos de una casa para entregarlos a terceros, eso no es correcto", manifestó.

La autoridad explicó que lo primero es resguardarlos en instalaciones de Zoonosis y darles el tratamiento que necesitan. "Lo que hacemos es seguir los protocolos correspondientes en estos casos. A los perritos ahora se los está medicando con antibióticos y sueros, se les están dando vitaminas y todos los remedios que requieran". 
Aseguró que una vez curados, recién serán dados en adopción. "Lo que nos interesa ahora es el bienestar de ellos, sí van a ir en adopción porque no podemos tenerlos toda la vida acá, es un albergue temporal, pero las animalistas no entienden que no podemos entregar así por así a perros que nosotros atendemos".

Sobre las acusaciones de que llegar a Zoonosis es una sentencia de muerte para los animales, dijo que es falso. "Hay gente que muere en los hospitales y eso no quiere decir que los médicos los matan. Hay decenas de perros que mueren al año en el centro de Zoonosis, pero no precisamente porque los matamos o no les damos de comer. Soy el director de Zoonosis y a diario pido reportes de alimentación, de agua y de limpieza que se hace a los caniles y tengo cómo demostrarlo porque tenemos fotos, videos, cámaras. Zoonosis es un lugar público, puede ir cualquier animalista", aseguró.

Baldelomar reconoció que no se permite tomar foto del estado de los animales, pero dice que se debe a malas experiencias con animalistas malintencionados, "que sacan fotos a los perros para lucrar. Le doy el caso de Dino, un dogo argentino agresivo que habían adoptado tres veces y lo habían devuelto. Cada vez le sacaban foto para pedir dinero, los malos animalistas lucran con el dolor de los animales. Nosotros como Zoonosis alzamos perritos callejeros y mordedores, que no están en las mejores condiciones, los traemos llenos de garrapatas, deshidratados, etc y los animalistas se entraban, sacaban fotos y las subían a las redes. Tengo imágenes de redes de una persona que sacó foto de los animales en Zoonosis y las subía al Facebook para pedir plata a nombre del Municipio", cuestionó.

Baldelomar dijo que está dispuesto a dar informes de lo que sea, y que no se está quebrantando la norma. "Hay animalistas como Gabriela Hollweg, que nos pidió ir al albergue para ver en qué condiciones estaban los perros, le mostramos todo, le permitimos sacar algunas fotos siempre y cuando no sean malintencionadas y nos ayudó a dar a muchos en adopción después de esterilizarlos. Y como ella también vinieron otros", acotó.

Sobre el reclamo de Jessen de que no contesta mensajes, Baldelomar agregó que siempre responde llamadas y mensajes y que está dispuesa mantener comunicación con ellos.

Foto: En malas condiciones fueron encontrados los perros. El dueño, que vive al lado del lote, aceptó entregarlos. Según los animalistas, en enero los ofreció en redes para su venta