Escucha esta nota aquí

Desde que comenzó la pandemia del coronavirus en Bolivia, nadie había podido conocer de cerca el trabajo que realiza el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop), encargado de procesar las muestras que, en principio, iban llegando a cuentagotas hasta allí. Hoy, la figura es diferente.

EL DEBER conversó con María Isabel Méndez Melgar, directora general ejecutiva de este centro, catalogado como de nivel tres de bioseguridad y que ha venido trabajando sin tregua para conocer cuántos son los afectados por este virus que ya lleva más de 6.000 casos positivos en el país y más de 250 fallecidos.

Las jornadas de trabajo son duras. En turnos de 24 horas, los laboratoristas intentan tener los resultados de lo que ahora se ve como una avalancha de contagios, ya que este centro no solo procesa las muestras de Santa Cruz.

El estrés, de acuerdo a Méndez, también se ha hecho presente con el síndrome de Burnout (un estado de agotamiento físico, emocional o mental que tiene consecuencias en la autoestima).

¿Cómo son las jornadas de trabajo en el Cenetrop?

Las jornadas de trabajo son extraordinarias, al ser el centro de referencia para enfermedades emergentes y reemergentes hemos duplicado esfuerzos como la situación lo amerita. Nuestra mayor fortaleza es nuestro personal quienes están poniendo el pecho a esta situación realizando turnos extras.

¿Cuántos turnos hay y cuántos laboratoristas están trabajando por turno?

Cenetrop amplió sus jornadas de trabajo a 24 horas en el laboratorio de biología molecular, contratando nuevo personal para cubrir la necesidad, además del personal de otras áreas que está colaborando a este laboratorio.

Es el centro de referencia nacional para influenza y otros virus respiratorios. Hoy, también con la nueva patología originada en China Covid-19, al haber sido nuestro centro el único capacitado de Bolivia para realizar las pruebas RT PCR (reacción en cadena de polimerasa en tiempo real).

Esta capacitación se realizó en febrero en Río de Janeiro, Brasil junto a 18 países americanos designados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Mencionar, el esfuerzo gigantesco de los trabajadores quienes estamos con la capacidad máxima de trabajo, el análisis de muestras y el esfuerzo son cada vez mayores. Pese a los esfuerzos del personal, estamos con una semana de atraso.

¿Hay demoras en la entrega de resultados?

El flujo de resultados se da de acuerdo con la recepción de las muestras y éstos son enviados a todos los Servicio Departamental de Salud (Sedes), quienes envían las muestras, Epidemiología y al Servicio Nacional de Información de Salud (SNIS) de La Paz.

En Santa Cruz, a Roberto Torrez y a Marcelo Ríos, del Sedes, además de la representante del Ministerio de Salud en Santa Cruz, Tatiana Santillán, así como también a los puntos focales, entre ellos el Hospital San Juan de Dios, Hospital Japonés, Hospital Oncológico, Hospital Pampa de la Isla, Hospital de Niños, Hospital Cotoca y Banco de Sangre, quienes son los encargados de informar a los pacientes.

En este sentido, debo aclarar que el Cenetrop recibe, procesa e informa los resultados a los entes mencionados anteriormente.

En promedio, ¿cuántas pruebas de Covid-19 se están analizando por día?

Las determinaciones que realizamos oscilan entre 250 a 300 por día y hemos llegado a 500 determinaciones, lo que significa un esfuerzo sobrehumano del personal, al extremo de sufrir el síndrome de Burnout, constantemente todo el equipo se está apoyando mutuamente para lograr que todos los procesos funcionen simultánea y armoniosamente.

Además, se realizan pruebas de seguimiento, esto para evidenciar negativización de persistencia del virus en el organismo de quien tuvo un resultado positivo, de ese modo, estamos aprendiendo el dinamismo del virus.

Por la cantidad de pruebas diarias ¿deberían existir más equipos humanos y tecnológicos para enfrentar esta avalancha?

Actualmente tenemos gran demanda de análisis laboratoriales, ya que procesamos muestras de la capital cruceña y provincias, además de Pando, Beni y Tarija. Es así, que hemos reforzado la cantidad de profesionales para cubrir en turno nocturno y así agilizar los procesos.

¿Se pueden generar errores en los resultados debido a la sobredemanda?

Respecto a los resultados de prueba PCR, es un proceso de alta sensibilidad y especificidad. Por lo tanto, en la prueba en sí, no puede haber error, por ello es la prueba gold standard (máxima fiabilidad).

¿Cenetrop está sobresaturado o aún falta llegar a su capacidad límite?

Estamos con alta demanda de análisis de muestras lo cual ha originado retraso en obtener los resultados que con el esfuerzo de turnos en las 24 horas y la implementación de laboratorios en cada región, ayudará a descentralizar la sobrecarga de trabajo.

¿La incorporación de laboratorios privados ayudó en algo la sobredemanda?

La incorporación de laboratorios públicos y privados ayudan de alguna manera.

Autoridades departamentales en salud, señalan que el pico de la curva de contagios se estima llegue en la primera quincena de junio. ¿Cómo se está preparando Cenetrop para afrontar ese momento?

La población en general debe ser consciente de que la curva será ascendente, por lo que es imperativo cuidarse, depende de cada uno de nosotros. Y de esa manera esperamos aplanar la curva y cumplir con la demanda en nuestro centro. Asímismo, ya empezó a trabajar otro laboratorio de nuestro sistema de salud departamental.

Debemos hacer lo posible por cumplir con las medidas pertinentes para no contagiarse. Las medidas fundamentales son el uso de barbijo y lentes, ya que el virus ingresa por ojos, nariz o boca; distanciamiento físico (el virus puede alcanzar dos metros en forma de aerosoles, aparte de las microgotas); alimentación sana y pensamientos positivos.

Estamos ante un agresor invisible, pero prevenible con estas sencillas medidas.

¿Qué medidas de bioseguridad utiliza el personal?

Nuestro personal trabaja con medidas de protección de normas de buenas prácticas de laboratorio de nivel 3, mismas que nos proporciona el Ministerio de Salud y la OPS constantemente. En una oportunidad recibimos un aporte de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Los trajes tienen un peso de aproximadamente 800 gramos, aparte las gafas y el casco.