Escucha esta nota aquí

Se le atribuye el nombre de la reina de las frutas, no porque sea la de mayor producción, sino porque la manzana, además de hermosa (las hay de diferentes formas, sabores y colores) es combinable con muchos alimentos. Otro factor relevante para que se la denomine así es la presencia en, prácticamente, todo el mundo.

Su agradable sabor dulce, en algunos casos, y ácida en otros, la hace muy apetecible para consumirla de manera directa, en jugos con agua y leche, combinada con otras frutas y verduras, en ensaladas, en dulces (mermelada, tortas y hasta en empanadas), con cáscara o sin ella.

La página web Sabor a frutas no solo le da el título de su majestad de las frutas, sino que la califica como la más apetecible y uno de los alimentos más ricos en nutrientes para el organismo, que aporta a la cura de algunas enfermedades.

En esta época en la que más que nunca se tiene que fortalecer el sistema inmunológico para evitar el contagio del coronavirus, la manzana es una buena aliada, pues contiene muchos elementos que aportan a la salud humana, manifestó el nutricionista boliviano Cristhian Paz.

¿Qué contiene esta fruta?

La manzana es rica en fibras, carbohidratos, azúcares, grasas, proteínas, agua, vitaminas B, C, E y K, minerales (calcio, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, sodio y zinc), por lo que su consumo es muy saludable.

Es tan bueno comerla porque además carece de toxicidad, si se exceptúa la ingestión de sus semillas, que solo es dañina si se la consume en grandes cantidades. Comer algunas de ellas no hace daño.

¿En qué ayuda?

Consumir manzana ayuda a reducir el colesterol, evita que la grasa se acumule en los vasos sanguíneos, por lo que es buena para prevenir enfermedades cardiovasculares. Al tener calcio, fortalece los huesos, ayuda a combatir la diabetes y puede suprimir los síntomas del asma. Previene la inflamación y mejora la digestión. Igualmente, reduce el riesgo de que aparezcan las enfermedades cardíacas.

El nutricionista Paz dice que el mejor momento para consumir manzanas es en el desayuno, combinada con otros alimentos o en jugos, ello por su alto contenido en agua y bajo en calorías. También es aconsejable en la cena, porque se considera un alimento de fácil digestión. 

Recomienda consumir la manzana con cáscara. Y es que la envoltura de esta fruta tiene dos sustancias con grandes propiedades, como el ácido ursólico  que es muy beneficioso para las músculos, el cabello y la piel. Las propiedades de la piel de la manzana contribuyen al control de los niveles de colesterol y de glucosa. 

Mientras que la otra sustancia que tiene la cáscara de manzana es la pectina, un hidrato de carbono que ayuda a disminuir la sensación de hambre y ralentiza la absorción de otros nutrientes.

Para comer esta fruta, y en general todas, debe estar bien lavada. Se las puede higienizar con agua y un chorro de lavandina. Después colocar durante 20 segundos bajo un chorro de agua natural.

Aunque se estima que existen unos 5.000 tipos de manzanas en todo el mundo, en nuestro medio se las puede dividir en dos grandes clases, las rojas y las verdes. Las primeras son dulces y las segundas ácidas. El uso y consumo queda a gusto de cada uno.