Escucha esta nota aquí

Luz, cámara, acción y bioseguridad. Los cines del país adoptarán una serie de medidas de bioseguridad para proteger a sus clientes contra el coronavirus, una vez que las autoridades les permitan retomar sus operaciones. Así lo hizo conocer Hernán Moreno, presidente de la Cámara de Empresarios Cinematográficos de Bolivia.

Aunque cada cine ha estado trabajando en su plan de bioseguridad bajo sus políticas, explicó Moreno, la cámara ha establecido algunas directrices a seguir, basadas en prácticas que han adoptado en el exterior.

Por ejemplo, señalar los lugares donde los espectadores deben pararse para mantener distancia en las filas. Esto, en los establecimientos que no tienen plataformas de ventas online. Además, en las salas (según el tamaño de estas), los espectadores se tendrán que sentar a una distancia de dos butacas, para cumplir con el metro y medio de espacio entre personas, sugerido por las autoridades.

“Estas dos medidas garantizarán el distanciamiento social”, señaló Moreno, a tiempo de anunciar que los cines además procederán a la desinfección de las butacas, entre las funciones, para garantizar ambientes esterilizados para los clientes. Asimismo, dispondrán de alcohol en gel en las tiendas donde venden gaseosas y pipocas.

Los cines, a decir de Moreno, también aplicarán un protocolo de bioseguridad en sus procesos internos, incluido el contacto con sus proveedores. Todo esto, para que la gente se sienta segura.

Uno de los aspectos que más les preocupa a estos negocios, según Moreno, es la calificación (media) de riesgo de contagio de coronavirus que el Ministerio de Obras Públicas les ha otorgado. Y es que, a pesar de congregar cantidades considerables de personas, los cines no son lugares de espectáculos masivos, afirma.

“Tenemos diferentes funciones en distintos horarios. La máxima cantidad de personas registradas en una sala ha sido 300. Nuestros niveles de concentración de gente son bajos. A escala internacional a los cines los consideran más seguros que los mercados o instituciones financieras, ya que pueden mantener el distanciamiento social”, sostuvo Moreno.

Las grandes cadenas

El Cine Center, que puso a disposición de las autoridades su política y procedimientos de bioseguridad, explicó que opera en complejos que cuentan con varias salas de cine de distintas capacidades, las cuales trabajan en diferentes horarios. Por ende, existe la posibilidad de establecer controles de acceso, reducción y control del flujo simultáneo de personas, capacidad de gestionar o modificar la programación de funciones, realizar actividades de desinfección profunda y continua, entre otros cambios.

La empresa, además, puede reducir parcial y temporalmente la capacidad de las salas para garantizar el distanciamiento social.

De igual manera, la cadena Multicine indicó que está lista para aplicar una serie de medidas preventivas, como el distanciamiento, señalética, ambientes ventilados, capacidad máxima en salas, servicios higiénicos, desinfección de ambientes.

La firma también está preparando material gráfico y visual, así como una campaña comunicacional, a través de mensajes y soportes dinámicos. Por otro lado, está organizando todo lo relacionado a sus nuevas políticas y procedimientos de operación en la experiencia de compra en sus distintos puntos de venta.

Desde Cinemark, manifestaron que cumplirán con lo establecido por la Cámara de Empresarios Cinematográficos de Bolivia.

Trabajo conjunto

Luego de declararse en emergencia, la Coordinadora del Audiovisual Boliviano y las empresas exhibidoras se reunieron la semana pasada, convocadas por la Agencia del Desarrollo del Cine y Audiovisual Boliviano (Adecine), y definieron trabajar en conjunto en tres comisiones para generar propuestas de reactivación del sector.

Las comisiones se enfocarán en la articulación (comunicación y cronograma de estrenos), la legalidad (revisión del reglamento de la Ley del Cine 1134, el Fondo de Fomento y el aprovechamiento de los beneficios fiscales para el sector) y la reactivación (generar protocolos para producción y exhibición del cine en el país, y acciones de apoyo mutuo).

Finalmente, la Adecine elaborará un informe para las autoridades del Ministerio de Culturas y Turismo para encontrar soluciones a los problemas planteados.

A tener en cuenta:

Horario. La mayor afluencia de espectadores en los cines se registra entre las 17:00 y 22:00.

Esperanza. La Cámara de Empresarios Cinematográficos de Bolivia espera que el Gobierno ‘liberé’ las actividades en sectores con baja probabilidad de contagio y que garantizan el distanciamiento social.

Objetivo. Este año los cines solo piensan en sobrevivir, ya que, de poder retomar sus operaciones, lo harán en el mejor de los casos al 50% de su capacidad.