Escucha esta nota aquí

El criminal de guerra croata de Bosnia, Slobodan Praljak, que se suicidó de forma espectacular ante el Tribunal penal internacional para la ex-Yugoslavia (TPIY), fue incinerado el jueves en Zagreb en una ceremonia privada, indica el sábado el diario Vecernji List.

El suicidio de Praljak, de 72 años, tuvo lugar la semana pasada durante la lectura de la sentencia en el juicio en apelación contra seis exdirigentes y exjefes militares bosniocroatas, acusados de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad durante el conflicto croato-musulmán (1993-1994) enmarcado en la guerra de Bosnia (1992-1995).  

También te puede interesar: Criminal de guerra se envenena en la corte tras escuchar sentencia

Praljak murió horas más tarde de un ataque al corazón por haber ingerido cianuro.
 La ceremonia funeraria se celebró el jueves en el crematorio de Mirogoj en Zagreb en presencia de sus familiares más próximos y de algunos amigos, "cuya lista estableció (Praljak) en una carta de adiós", según el diario, que cita fuentes anónimas.