Escucha esta nota aquí

Decenas de fuegos artificiales iluminaron brevemente este lunes los cielos de Japón, como una iniciativa de sus fabricantes para tratar de levantar el ánimo de la población e invitarla a rezar para alejar la pandemia del Covid-19.

Más de 160 fabricantes de bengalas, actualmente desocupados, lanzaron sus cohetes simultáneamente a las 20:00 locales (11:00 GMT), en varias regiones del país, lo que se mantuvo en secreto hasta cinco minutos antes del comienzo para evitar aglomeraciones de público.

"Históricamente, los lanzamientos de fuegos artificiales en Japón se realizan para conjurar y erradicar las epidemias y consolar a los espíritus de los muertos", señaló Kuhei Ogatsu, un artificiero de Tokio.

Previamente, él y su equipo realizaron una ceremonia en un santuario sintoísta cercano al lugar donde desarrollaron su espectáculo pirotécnico, con el objetivo de comunicar a las deidades su deseo de que desaparezca la pandemia del nuevo coronavirus.

"Por supuesto, no espero que el coronavirus desaparezca por nuestros fuegos artificiales. Pero queríamos realizar este proyecto y esperamos que salga algo bueno de esto", explicó Ogatsu, tras el espectáculo. 

Son tiempos muy difíciles para las empresas de este sector, que se encuentran sin trabajo por la cancelación de todas las festividades que se realizan sobre todo durante el verano (boreal).

"Para los fabricantes de fuegos artificiales, el fin de la pandemia está todavía lejos, muy lejos", suspira Ogatsu.