Escucha esta nota aquí

Un día después de que el expresidente Evo Morales levantara el pulgar desde su cuenta de Twitter al cambio de fecha de las elecciones generales, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque (MAS), señaló que si el Tribunal Supremo Electoral “vuelve a solicitar” un nuevo cambio de fecha, los dos tercios del MAS se abrirán a la posibilidad de hacerlo. Mientras tanto, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) hace las consultas y programa una reunión con los partidos para analizar el tema.

De hecho, fuentes políticas confirmaron que este fin de semana el presidente del TSE, Salvador Romero, llamó a los candidatos para consultarles sobre una prórroga hasta septiembre, y se habla de la convocatoria a una reunión que se realizaría en las próximas horas, entre los frentes participantes en los comicios con el ente electoral.

Los candidatos presidenciales Jorge Quiroga (Alianza 21) y Luis Fernando Camacho (Creemos), se mostraron a favor de que se modifique la fecha de las elecciones porque coincide con el momento de mayor pico de contagio de Covid-19 en el país. 

Samuel Doria Medina, compañero de fórmula de la presidenta Jeanine  Áñez, dijo que “está claro que las elecciones se tienen que celebrar en 2020, pero su fecha depende de cómo se administre la pandemia. La segunda quincena de julio se podría activar el calendario electoral. Las elecciones podrían celebrarse en septiembre u octubre, pero debería aprobarse otra ley. No depende de los partidos ni del TSE, depende del comportamiento de la pandemia”, expresó.

Tras la venia de Evo Morales, Sergio Choque manifestó que si el TSE “nos vuelve a solicitar ampliación, una modificación al calendario electoral, lo tendremos que volver a tratar”.

Exactamente un mes después de que el MAS se movilizara en las calles y en la Asamblea Legislativa para exigir que las elecciones generales se celebren máximo hasta el 2 de agosto, Evo Morales se pronunció en favor de flexibilizar la fecha de los comicios “para proteger la salud y garantizar el voto del pueblo boliviano”.

La posición fijada por Morales desde Argentina, donde se encuentra asilado desde diciembre de 2019, coincide con el reporte de los aumentos de casos de personas contagiadas por coronavirus en el trópico de Cochabamba, en Yapacaní y en El Alto, consideradas zonas dominadas por el MAS y donde se concentraron las manifestaciones para presionar que las elecciones se realicen en el menor tiempo posible.

Coincide también con el proceso por la presunta compra con sobreprecio de 170 ventiladores españoles, que a pesar de que involucra a un exfuncionario de la exministra de Salud Gabriela Montaño (MAS), el caso ha repercutido en la popularidad del Gobierno de Áñez, según fuentes del MAS.

“La democracia es participación en elecciones, pero también cuidar el bienestar del pueblo. La salud y la vida siempre serán nuestra prioridad, si es necesario flexibilizar la fecha de elecciones para proteger la salud y garantizar el voto del pueblo, coadyuvemos como partido”, escribió Morales en su cuenta de Twitter.

Actualmente, la ley vigente fija un plazo de 90 días, desde el 3 de mayo, para la realización de las elecciones. El diputado Choque señaló que la ley vigente se puede modificar o, incluso, se puede plantear otra ley, pero eso dependerá de lo que disponga el TSE.

“No estamos cerrados, ninguna ley está escrita en piedra. Evaluando la situación de esta enfermedad que está en todo el territorio nacional, escucharemos al Tribunal Supremo Electoral cuando nos pida modificar el calendario electoral, eso seguramente vendrá acompañado de un informe científico”, agregó Choque. Anticipó que también el Legislativo pedirá un informe escrito al TSE, respecto al calendario electoral y las acciones que ya se han generado para seguir su curso.